Copa Mundial de la FIFA Alemania 2006™

9 junio - 9 julio

Copa Mundial de la FIFA 2006™

Grupo A: Alemania, fiel a la fiesta; Ecuador, invitado sorpresa

Alemania resultó invicta y su poderío crece a medida que avanza el torneo. Ecuador dio la sorpresa al ocupar la segunda plaza del grupo tras realizar dos primeros encuentros sensacionales. Por el contrario, Polonia defraudó y tuvo que conformarse con una ajustada victoria sobre Costa Rica. Los Ticos no anduvieron mal, pero no lograron reeditar su hazaña de 1990, cuando alcanzaron los octavos de final.

En el grupo se marca un total de dieciocho goles, de los cuales cuatro han corrido a cuenta de Miroslav Klose, actual máximo realizador. En octavos de final, Alemania se enfrentará a Suecia el 24 de junio en Múnich, mientras que, el 25, Ecuador viajará a Stuttgart para medirse a Inglaterra.

Alemania gana confianza

Zarandeada durante los partidos amistosos de preparación, Alemania necesitaba dar unos cuantos golpes sobre la mesa. Su partido inaugural contra Costa Rica (4-2) disipó completamente las dudas, pese a algunas lagunas defensivas. Frente a Polonia, la Mannschaft demostró que aún posee la capacidad de luchar hasta el fin (Oliver Neuville, 91'). Y ante Ecuador, certificó su alza (3-0).

Ecuador, que quedó tercero en la zona de clasificación sudamericana, desplegó un fútbol rutilante y muy característico, primero contra Polonia (2-0) y luego contra Costa Rica (3-0). Ha merecido plenamente la primera clasificación para octavos de final en su historia. No hay que hacer caso del último choque, porque Luis Fernando Suárez realizó numerosos cambios en su alineación titular.

Polonia decepciona, Costa Rica se desvanece

Polonia dio la sensación de no haberse metido nunca en la competición. Batida de entrada por Ecuador, realizó su mejor partido contra Alemania, ante la que se rindió en el último minuto. La pequeña victoria sobre Costa Rica es un pobre consuelo.

El mejor partido: Alemania 4-2 Costa Rica

El partido inaugural de la Copa Mundial de la FIFA suele ser engañoso. Dicen que una golondrina no hace verano, pero este año, el primer partido fue todo un despliegue. El encuentro empezó a todo ritmo, con tres goles en 17 minutos, y el vértigo se mantuvo hasta la conclusión. Al final, dos dobletes: uno de Miroslav Klose y otro de Paulo Wanchope. Los 66,000 espectadores vibraron hasta el minuto 87, en el que Torsten Frings zanjó con un golazo el triunfo alemán.