Copa Mundial de la FIFA Alemania 2006™

9 junio - 9 julio

Copa Mundial de la FIFA 2006™

Grupo C: Argentina y Holanda, por encima del resto

Argentina concluyó al frente del grupo sin duda más cualificado de la primera fase. Ante todo, los Albicelestes dejaron una formidable impresión de equilibrio, talento y complementariedad en todas sus líneas. El equipo de José Pekerman aventajó únicamente por la diferencia de goles (+7 contra +2) a una joven y talentosa selección de Holanda que también se impuso en sus dos primeros partidos. Costa de Marfil sólo falló en la definición, ya que, con su juego, prácticamente tuteó a los dos "grandes" susodichos. La gran decepción llegó de parte de Serbia y Montenegro, que en ningún momento pudo reencontrarse con su fútbol de la competición preliminar.

Un total de 18 goles se marcaron en este espectacular grupo, que no defraudó las expectativas. En octavos de final, Argentina se medirá a México el 24 de junio en Leipzig, mientras que Holanda se enfrentará a Portugal, el 25 de junio en Núremberg.

Exhibición de Argentina

El propio Diego Armando Maradona no podía creer lo que veían sus ojos. Argentina ha jugado el fútbol más completo de esta primera fase, basándose en una técnica individual notable y en una voluntad firme de hacer rodar siempre el balón, todo ello al servicio de una temible practicidad. Por lo demás, la Albiceleste goza con toda seguridad, junto a Brasil, del banquillo más completo. Holanda, profundamente remodelada por Marco van Basten, también cumplió con su misión; quizás no con la brillantez de los sudamericanos, pero sí con mucha seriedad y con un Arjen Robben en estado de gracia.

Pobre recompensa para Costa de Marfil

Costa de Marfil abandona la Copa Mundial con la cabeza alta, tras su victoria sobre Serbia y Montenegro. Pero más allá de ese su primer triunfo mundialista, en la retina quedarán sobre todo sus dos excelentes actuaciones contra Argentina y Holanda. Sus respectivas derrotas por la mínima (2-1) habrían podido incluso transformarse en victorias con un poco menos de ingenuidad defensiva y una mayor eficacia ofensiva. No es el caso, sin embargo, de Serbia y Montenegro, que pasó completamente de puntillas por el torneo. Los hombres de Ilja Petkovic concluyeron como el equipo con la peor defensa de esta primera fase (10 goles en contra), cuando en la competición preliminar, incluso, había sido el mejor en ese terreno (1 gol).

El mejor partido: Argentina 6-0 Serbia y Montenegro

La perfección no existe, pero la exhibición que se marcó Argentina contra Serbia y Montenegro se le parece mucho. El tanto de Esteban Cambiasso, que concluyó una jugada construida en torno a Juan Román Riquelme al cabo de 25 pases, es una auténtica obra maestra. Si a eso le añadimos que tanto Carlos Tévez como Lionel Messi, que iniciaron el partido en el banquillo, marcaron un gol cada uno, comprenderemos mejor el enorme potencial de la formación de José Pekerman.