Copa Mundial de la FIFA Brasil 2014™

12 junio - 13 julio

Copa Mundial de la FIFA 2014™

Hoewedes: "Cierro los ojos y disfruto el momento"

© Getty Images

“No hay problema. Esto también tiene ventajas”, ríe el zaguero alemán Benedikt Hoewedes mientras atiende a FIFA.com justo después de pasar el control antidoping en las entrañas del Arena Pernambuco de Recife. “Así recupero rápidamente el equilibrio hídrico corporal que perdí durante el partido”, añade con una sonrisa.

Hoewedes está de buen humor y ni siquiera el segundo control antidoping consecutivo perturba su estado de ánimo, lo cual no sorprende en absoluto teniendo en cuenta lo bien que le están saliendo las cosas a este internacional alemán de 26 años. Antes del inicio de la Copa Mundial de la FIFA 2014™, su titularidad en el lateral izquierdo de la selección alemana fue objeto de debate. ¿Debería el seleccionador decantarse por el joven Erik Durm? ¿Era Hoewedes quizá demasiado pasivo frente a rivales rápidos y ágiles?

Tres partidos y 270 minutos después, Hoewedes ha demostrado que el seleccionador acertó al darle su confianza. No en vano, el zaguero del Schalke 04 ha jugado al completo todos los encuentros de Alemania en la fase de grupos. “Es normal que antes de un Mundial se hable de estas cosas. De hecho, no hay que olvidar que el lateral no es mi puesto habitual. En cualquier caso, el entrenador ha decidido alinear a cuatro centrales y está funcionando. En cuanto a mí, he hecho un buen trabajo en los tres partidos, así que no creo que haya razón para críticas”, explica.**

Una asistencia muy especial
“No me importa jugar de lateral”, continúa el zaguero. “Nunca he ocultado que donde mejor me desenvuelvo es en el centro de la defensa, pero si tengo que actuar en otra posición por el bien del equipo estoy encantado de hacerlo”.

En la segunda jornada del Grupo G, Hoewedes coronó su gran actuación con una asistencia que dio origen a un gol muy especial. Tras un saque de esquina, el zaguero cabeceó un balón que permitió a Miroslav Klose anotar su 15º tanto en una Copa Mundial de la FIFA™ e igualar así al brasileño Ronaldo como máximo goleador de la historia de la competición.

“Me alegré por el equipo y porque el gol supuso el empate. Fue una sensación de pura felicidad. Tenemos futbolistas altos que pueden crear peligro en las jugadas a balón parado. El otro día fui yo quien dio la asistencia y hoy le tocó a Per [Mertesacker]. Es bueno que los defensas pongamos también nuestro granito de arena en ataque”.**

Como Philipp Lahm, pero al revés
En el partido contra Estados Unidos, la zaga alemana supo maniatar a Clint Dempsey, Jermaine Jones y compañía y no concedió ningún disparo a puerta hasta el tiempo de descuento. En ataque, Mertesacker contribuyó a la jugada del gol con un potente cabezazo que Tim Howard desvió a duras penas. Thomas Mueller aprovechó el balón suelto para conectar un certero derechazo que supuso su cuarto tanto en el certamen. “Quizá no hemos hecho nuestro mejor partido, pero estamos en octavos y eso es lo que cuenta”, sentencia el zaguero.

Hoewedes, que se inició como centrocampista defensivo, tenía antiguamente más oportunidades de incorporarse al ataque que actualmente en el lateral izquierdo, a donde llegó después de pasar por la banda derecha. El zaguero ha completado así un recorrido inverso al realizado por su capitán Philipp Lahm. “¿En serio? Nunca lo había visto así”, confiesa Hoewedes cuando FIFA.com le comenta el curioso dato. “La verdad es que da lo mismo, porque yo juego donde el equipo me necesite”, resuelve.**

Un país, un equipo, un sueño
Hoewedes es un defensa moderno que también sabe iniciar la jugada desde el centro de la zaga. El capitán del Schalke 04 –su club desde la adolescencia– no tiene reparos en aceptar un papel secundario en la selección alemana. “En este equipo hay muchos jugadores experimentados y todos ellos asumen su parte de responsabilidad. Yo también lo hago, aunque de una forma diferente a la del Schalke. Al final, todos perseguimos un mismo objetivo”, explica.

Ese objetivo no es otro que estar en la final que se disputará el 13 de julio en el mítico estadio de Maracaná. “Cuando suena el himno cierro los ojos, escucho la música y disfruto el momento”. Hoewedes y sus compañeros quieren experimentar esa sensación cuatro veces más para poder así honrar el lema que se lee sobre los costados del autobús del combinado germano: Un país, un equipo, un sueño.

Antes de que Hoewedes se suba al mencionado vehículo y desaparezca con el resto del plantel en la oscuridad de la noche de Recife, uno de los auxiliares le ofrece algo para beber. El zaguero declina el ofrecimiento con una sonrisa y una amistosa palmada en la espalda: “Ya he tenido bastante por hoy”.

Explora este tema

Notas recomendadas

Copa Mundial de la FIFA™

Estados Unidos-Alemania, en imágenes

26 jun. 2014