Copa Mundial de la FIFA Brasil 2014™

Copa Mundial de la FIFA Brasil 2014™

12 junio - 13 julio

Copa Mundial de la FIFA 2014™

Jones se bate por Estados Unidos

Jermaine Jones #13 of the United States fights for a ball with Luis Garrido #19 of Honduras
© Getty Images

Jermaine Jones es duro como una piedra. Un batallador incansable que pelea sin tregua en su puesto de mediocampista de contención. Él es la primera línea defensiva ante cualquier ataque. En la selección de Estados Unidos hace el trabajo sucio. Un papel nada glamuroso. Y es que pocos niños cuelgan en la pared de su habitación el póster de un tipo que intimida. Porque cuando llama la atención, normalmente es la del árbitro, con la mano en el bolsillo buscando la tarjeta.

"A menudo en la cancha se trata de quién intimida a quién, de quién controla a quién", afirmó el técnico de Jones en Estados Unidos y exleyenda con Alemania, Jurgen Klinsmann. "Cuando te enfrentas a Jermaine, ya sabes quien manda".

La trayectoria de Jones hasta la selección estadounidense no ha sido un camino de rosas. El jugador ha vivido experiencias de esas que o te hunden o te hacen más fuerte. Hasta los siete años vivió con su familia en América, en Chicago y Misisipi. Sus padres se conocieron cuando el padre, un soldado afroamericano, estuvo destinado en Alemania. Cuando sus progenitores se separaron, Jones volvió a Europa con su madre.

Creció rápido, y sin una figura paterna, en Bonames, un barrio difícil de la periferia de Fráncfort. El fútbol se convirtió en su vía de escape, y a la edad de 21 años ya era una promesa en ciernes en el país. Sin embargo, cuando se trasladó al Bayer Leverkusen empezaron a surgir ciertos problemas de disciplina. Se dedicó principalmente a salir de fiesta con los amigos del barrio, que se habían mudado a vivir con él. Parecía que estaba desperdiciando su innegable talento. Su registro de faltas y tarjetas recibidas ensombrecieron su potencial. Su futuro con la selección alemana, a la que representó en categoría sub-20 y en unos cuantos amistosos en categoría absoluta, se esfumó como el humo.

Convertido en figuraNo obstante, en el fútbol de clubes se convirtió en toda una figura. En 2007 fichó por uno de los grandes, el Schalke 04, con el que se ganó la titularidad y se convirtió en una pieza clave. Con él disputó la Liga de Campeones y triunfó en la

Bundesliga*. Las faltas, las tarjetas y las sanciones siguieron llegando, pero maduró. Aprendió el oficio. 

En 2010 se le abrió la puerta de un mundo que había abandonado muchos años atrás. Una norma de la FIFA le permitió ser convocado con Estados Unidos. "Es algo que siempre quise hacer, desde que era niño", declaró a FIFA.com Jones, de 31 años. "Primero hablé con Michael Bradley [su compañero en la selección]. Entonces su padre [Bob] era el entrenador. Me entrevisté con él y me dijo que me quería con la camiseta de Estados Unidos. Estaba muy emocionado, pero también preparado".

Para Jones era la oportunidad de volver a sus raíces, y la posibilidad de disputar una Copa Mundial, un sueño al que ya había renunciado. Su debut con las Barras y Estrellas llegó en 2010, a la edad de 28 años. "Las cosas son diferentes en la CONCACAF", reconoció con una sonrisa, acostumbrado como está a las comodidades del fútbol europeo. "Hace calor. Los terrenos de juego están llenos de baches y la cultura es totalmente distinta. Aun así, podemos clasificarnos para la Copa Mundial. ¡Las canchas de Brasil no tendrán baches, eso seguro!".

La llegada de Jones al combinado norteamericano tampoco fue fácil. Algunos sectores de la afición lo consideraban un mercenario, un futbolista a sueldo. Pero cuando su compatriota Klinsmann tomó las riendas hace dos años, la perspectiva cambió. Todo cambió. Estados Unidos es la vigente campeona de la Copa Oro de la CONCACAF, y líder del grupo en la competición preliminar de Brasil 2014, por lo que ahora la afición solo abre la boca para expresar su infinita alegría. "Todos estamos orgullosos de tener a Klinsmann como técnico. Bajo su batuta, está claro que Estados Unidos progresa en la dirección adecuada. Ahora es un equipo mejor", añadió Jones. Cabe destacar que los suyos no han perdido ni un solo encuentro de los clasificatorios desde la derrota del choque inaugural, contra Honduras, hace ya varios meses.

Brasil en el punto de mira

Las Barras y Estrellas se medirán a Costa Rica el viernes con la posibilidad de asegurarse el billete para la Copa Mundial a falta de tres jornadas para que concluya el Hexagonal, siempre y cuando los otros dos partidos del día terminan en empate. Aunque es más probable es que el conjunto consiga el pase unos días después, en Ohio, contra su eterno rival, México.

En sus 12 últimas citas Estados Unidos ha cosechado otras tantas victorias, lo que constituye la racha más duradera actualmente en el fútbol, y está casi a punto de superar la marca establecida por España en 2009. Para Jones, un trabajador consumado con una energía sin parangón, la receta es bien sencilla. "El equipo es como una familia", apuntó el jugador, que ya tiene cinco hijos. Compró una casa en Los Ángeles, cerca de la de Klinsmann, y recuperó la relación con su padre. "Esta es una formación llena de tipos a los que les gusta darlo todo, trabajar duro. Cuando uno de nosotros tropieza, siempre hay alguien ahí dispuesto a ayudarle. Eso es lo que nos hace fuertes".

En ese momento se produjo una pausa en la conversación mientras Jones buscaba en su memoria un ejemplo. "El partido de Bosnia", espetó en referencia al sorprendente triunfo del mes pasado por 3-4 en Sarajevo. "Empezamos mal. No encontrábamos el ritmo y llegamos al descanso con 2-0 en contra. Para muchos conjuntos eso hubiese sido el fin. Pero nosotros fuimos al vestuario y nos miramos los unos a los otros. Escuchamos las indicaciones de nuestro técnico, regresamos al campo y ganamos en un estadio difícil, ante una afición complicada". De nuevo una pausa quedó suspendida en el ambiente. "Este es un equipo de verdad".

Explora este tema

Notas recomendadas

Roman Torres #5 of Panama celebrates a 2-1 win against Mexico

Copa Mundial de la FIFA 2014™

Román Torres: "Sin margen de error"

23 ago. 2013

PORTLAND, OR - JULY 09:  Landon Donovan #10 of the United States prepares to take a free kick against Belize during the 2013 CONCACAF Gold Cup on July 9, 2013 at Jeld-Wen Field in Portland, Oregon.  (Photo by Jonathan Ferrey/Getty Images)

Copa Mundial de la FIFA 2014™

Vuelve un símbolo estadounidense

30 jul. 2013