Copa Mundial de la FIFA Rusia 2018™

14 junio - 15 julio

Copa Mundial de la FIFA 2018™

Jozy Altidore: "CONCACAF está tan fuerte como siempre"

Jozy Altidore, delantero del Toronto FC y de la selección de Estados Unidos, conversó con FIFA.com sobre sus comienzos como futbolista profesional, su amor por la pasión que impera en el fútbol turco y por qué, pese a definirse como “un enamorado”, odia tanto perder. A sólo unos días del comienzo de la Copa Oro de la CONCACAF 2015, donde Estados Unidos defenderá título, el poderoso ariete de las Barras y Estrellas, que todavía tiene sólo 25 años, habla con franqueza sobre su carrera hasta ahora y sobre lo que todavía está por llegar. 

Jozy, le tocó comenzar su carrera profesional con apenas 16 años. A la distancia, ¿cree que estaba mentalmente preparado para ello?
En realidad fiché [por el Red Bulls de Nueva York] cuando tenía 15 años, pero no empecé a jugar hasta el año siguiente. Fue un momento difícil para mí en muchos aspectos, especialmente en Estados Unidos, donde no teníamos demasiados jugadores que dieran el salto al profesionalismo a tan tierna edad. Fue un momento que supuso todo un reto, pero no me arrepiento de nada. Lo disfruté, y me ayudó a convertirme en el jugador que soy hoy. 

*Con tanta responsabilidad, imaginamos que se habrá perdido de muchas actividades con sus amigos... *
Sí, es cierto. Te pierdes tus bailes del instituto y ese tipo de cosas, aunque sí conseguí ir a mi baile de graduación. Al menos eso lo logré… No eres un chico normal en muchos sentidos. Pero personalmente, siempre he llevado el fútbol en la sangre. Es algo que formaba parte de mi familia, y el amor por este deporte siempre estuvo ahí. Compartíamos una pasión, y los sacrificios no me suponían un gran problema. Disfruté de cada momento y, al echar la vista atrás, no cambiaría nada.

Ha vivido y jugado en muchas culturas diferentes –España, Inglaterra, Turquía, Países Bajos, Canadá–. ¿A cuál le resultó más difícil adaptarse?
A Turquía. Estuve allí seis meses y, la verdad, no sabía qué esperar. Me llevó un tiempo adaptarme. Los aficionados son muy fanáticos y muy apasionados con sus equipos y jugadores, y tuve que acostumbrarme a eso. Pero al final llegué a amarlo de veras. Fue una experiencia muy buena para mí, y se la recomendaría a muchos jugadores jóvenes.

*Y a la inversa, ¿cuál le costó menos? * Holanda. Allí estuve en el AZ Alkmaar, con un director deportivo con quien me entendía muy bien. Jugaba con jugadores a quienes les gustaba el mismo tipo de fútbol que a mí. Eso es fundamental para cualquier jugador: meterte en un entorno donde te sientas cómodo. Fue una transición sencilla desde el primer día. 

En 2007 disputó la Copa Mundial Sub-20 de la FIFA en Canadá, torneo que acaba de disputarse recientemente en Nueva Zelanda. ¿Qué significó ese campeonato para usted en su momento?
Es una competición increíble. Juegas contra las estrellas del futuro y, para mí, fue un momento grandioso. Recuerdo que jugamos contra Uruguay, y en ese equipo estaban muchos de los jugadores que ahora están a la cabeza del fútbol mundial (NdeR: Luis Suárez y Edinson Cavani, entre otros). Fue una experiencia maravillosa. 

En aquel torneo le tocó pasar por Toronto, ciudad a la que ha vuelto para jugar actualmente con el Toronto FC. ¿Qué se siente al regresar a la MLS tras un largo periodo fuera?
Me hace ilusión estar de vuelta. No he jugado aquí en mucho tiempo, desde que era muy joven. Siento que estoy en un momento de mi vida en el que estoy preparado para este tipo de retos diferentes, y todavía puedo subir el nivel de mi juego. Para mí es importante ir a algún sitio donde sienta que me seguirán planteando retos. Y ahí es donde estoy ahora.

Cambiemos de tema. Nos llamó la atención verlo muy activo en Twitter. ¿Cómo surgió ese interés?
Ni me acuerdo. Llevo mucho tiempo en Twitter, y ni siquiera recuerdo cuándo empecé. Creo que es una buena plataforma para interactuar con los aficionados y expresar tus opiniones. Normalmente los aficionados lo valoran; ven que eres alguien normal con quien pueden hablar.

¿Suele responder a los tuits de los aficionados?
Algunas veces. Soy bastante bromista. Puedo abordar cosas positivas o cosas negativas y, en general, quiero asegurarme de que los aficionados sepan que no tengo ningún problema en hablar con ellos.

En su Bio de Twitter, utiliza el lema ‘la familia por encima de todo’. ¿Qué puede decirnos al respecto?
Básicamente soy yo. Es una parte de mi educación. Estoy muy próximo a mi familia. Ellos han estado ahí siempre para mí. Han estado ahí en los momentos duros y también en los buenos momentos, así como en todos los que ha habido entre medias. Para mí, no hay otra gente con la que puedas contar igual que con tu familia.

Hace poco tuiteó: ‘Odio perder’. ¿Qué más cosas odia Jozy Altidore?
No me gusta perder. A ningún deportista le gusta quedar segundo. Pero para ser sincero, no creo que haya muchas cosas que odie. Amo muchas cosas. Soy un enamorado. Intento no ser  violento, por lo que guardo mi odio sólo para las derrotas. 

Pero todo el mundo pierde el control a veces…
Soy humano, por lo que tengo mis días malos, como cualquier otro. No siempre estoy de buen humor, pero intento no perder la perspectiva de las cosas. En la vida no sobra el tiempo como para quedarte atrancado con lo negativo. 

Dice que es un enamorado. ¿De qué está enamorado?
Amo el fútbol. Amo a mi familia. Amo los deportes. Me encanta estar rodeado de gente positiva. No desperdicio mi tiempo con gente que siempre está buscando lo negativo, o que siempre está quejándose.

¿Qué nos dice del momento actual de la selección estadounidense?
Están pasando cosas positivas desde el Mundial de Brasil. Si te fijas en la trayectoria del fútbol estadounidense -adónde hemos llegado en los últimos 12 o 15 años-, es increíble. Estamos creciendo y mejorando constantemente. Nuestro fútbol está progresando todo el rato. Lo mejor aún está por llegar, y nos aguardan momentos apasionantes en Rusia. Tendremos otro equipo potente, y esperemos poder sorprender a más gente.

Las selecciones de la CONCACAF están haciéndose globalmente más fuertes. Lo vimos también en Brasil…
La región está tan fuerte como siempre. Me alegré mucho de ver al resto de selecciones de la CONCACAF hacerlo tan bien en Brasil como nosotros. Costa Rica llegó muy lejos, México siempre está fuerte, y nosotros también lo estuvimos. Eso demuestra al mundo que no nos resulta tan fácil clasificarnos, que no es tan sencillo para nosotros ir a Costa Rica y a otros sitios y llevarnos un buen resultado. Hay muchísima competitividad aquí. Y eso es bueno, porque hace mejorar a todos. 

Teniendo en cuenta el crecimiento de la región, ¿es atinado decir que Estados Unidos se clasificará para Rusia 2018?
Me gustaría que nos clasificásemos para Rusia. Pero no se puede dar nada por hecho. Todavía tenemos que acudir a esos sitios complicados, trabajar duro y clasificarnos. Aunque sería una decepción enorme si no nos clasificásemos…

¿Qué aporta Juergen Klinsmann como seleccionador?
Si te fijas en el trabajo que ha hecho Juergen desde que llegó, nos ha hecho pensar de forma diferente. Nos ha desafiado en aspectos que no nos habían retado antes, y creo que eso es importante. Si quieres crecer o mejorar en cualquier faceta de la vida, tienes que salir de tu zona de confort. Nos está poniendo a prueba en muchos aspectos. Y en la mayor parte de ellos, el equipo ha respondido.

Lleva mucho tiempo en escena, pero todavía tiene sólo 25 años. ¿Cuáles son sus metas para el futuro?
Todavía siento que mi mejor fútbol está por llegar. Entiendo el juego de una forma que no lo entendía antes. Estoy ilusionado con vistas a los próximos cinco o seis años. Estoy mejorando con cada partido, y quiero ver adónde me lleva esto.

Explora este tema

Notas recomendadas

Copa Mundial de la FIFA 2018™

Klinsmann: "El fútbol crece sin parar en Estados Unidos"

11 may. 2015

Copa Mundial de la FIFA™

Dominio del cuarteto centroamericano

17 jun. 2015

Copa Mundial de la FIFA 2018™

La aventura caribeña del 'sargento' polaco

09 jun. 2015

Copa Mundial de la FIFA 2018™

El héroe insospechado de Belice

27 may. 2015