Copa Mundial de la FIFA Alemania 2006™

Copa Mundial de la FIFA Alemania 2006™

9 junio - 9 julio

Copa Mundial de la FIFA 2006™

Klose y Podolski, con el corazón dividido

Para los delanteros alemanes Miroslav Klose y Lukas Podolski, el partido frente a Polonia, correspondiente a la segunda jornada del Grupo A, se convertirá en un duelo muy especial.

Nacido en la localidad polaca de Oppeln, Miroslav Klose llegó con sus padres a Alemania a la edad de ocho años. Josef, el padre del hoy máximo goleador de la selección alemana, jugó como profesional en el AJ Auxerre francés, entre otros equipos, mientras que su madre formó parte de la selección polaca de balonmano. Con tales antecedentes familiares, la carrera deportiva de Klose estaba predestinada al éxito.

Conéctate al EMIRATES Airline MatchCast para seguir las incidencias del partido minuto a minuto

No obstante, los comienzos no fueron fáciles para "Miro", sobre todo porque, cuando llegó a Alemania, no hablaba una palabra de alemán ni tenía amigos. Sin embargo, le quedaba el fútbol. "Fue mi salvación. Al salir de la escuela, dejaba la mochila en una esquina y lo único que tenía en la cabeza era el balón. Siempre era un poco mejor que los demás, así que me escogían primero cuando había que formar equipos. Así fue como comencé a integrarme y a hacer los primeros amigos", relata Klose acerca de su primera etapa en Alemania.

Aún hoy, el letal delantero lleva a su país de nacimiento en el corazón: "Me gusta Polonia y su gente. Mis tíos siguen viviendo allí. Hablamos por teléfono a menudo y viajo a Polonia siempre que tengo tiempo".

Por lo tanto, no es ninguna sorpresa que el segundo compromiso de Alemania en el certamen mundialista, frente a la selección polaca, tenga un significado especial para el ariete del Werder Bremen. "Será un encuentro diferente, que por supuesto deseo ganar. Resultará complicado, sin duda. Polonia está contra las cuerdas, pero nosotros nos hemos preparado bien e intentaremos jugar nuestro partido".

No obstante, a Klose no le inquietan las características del rival. "He jugado con algunos de sus jugadores, aunque no conozco demasiado bien a la selección polaca. Sin embargo, una fiera herida es doblemente peligrosa. Saltarán al campo con el cuchillo entre los dientes".

Klose nunca se planteó jugar en la selección polaca, algo de lo que hoy se lamentan en el país vecino. "Cuando jugaba en el Kaiserslautern, el entonces seleccionador polaco se fijó en mí y me preguntó si me había planteado jugar con Polonia. Sin embargo, yo sabía que estaba en el buen camino para aspirar a una convocatoria para el combinado alemán, y, cuatro semanas más tarde, el seleccionador germano me llamó por primera vez".

"Poldi", ilusionado ante la cita
Lukas Podolski , compañero de Klose en el ataque alemán, también tiene raíces polacas. El futuro delantero del Bayern de Múnich, nacido en la localidad silesia de Gliwice, no ve la hora de que llegue el partido. "La interpretación de los dos himnos nacionales será sin duda un momento especial y extraño para mí", asegura "Poldi".

Al contrario que Klose, Podolski también se sabe de memoria el himno nacional polaco, prefiere la música de su país de origen y habla polaco en casa. "Estar en casa es como estar en los dos países", asegura Podolski al referirse al dilema emocional. "Me encantaría que Alemania se proclamara campeona de grupo y que Polonia se clasificara en segunda posición".

Podolski también tiene parientes en su país de nacimiento, como su abuela Zofia, de 73 años, a la que visita con regularidad. El atacante descarta cualquier duda sobre su total entrega a la causa de la victoria de Alemania: "A pesar de todo, en el césped me entregaré al máximo".

"Poldi" dedica palabras especiales de elogio para Klose, su compañero en el ataque: "Es un tipo estupendo y me encanta estar con él". Sin duda, los dos arietes no utilizarán esta vez el polaco para comunicarse sobre el terreno de juego, por no conceder ninguna ventaja al rival.

"Queremos poner en muchos aprietos a la defensa polaca. Para eso, el idioma no será lo más importante, pero cuantas menos facilidades demos el rival, mejor", señala Klose. Tras el encuentro frente a Costa Rica, el delantero del Werder Bremen opina que aún existe margen de mejora: "Siempre hay algo que mejorar, también en ataque. Necesitamos afinar el repliegue y recuperar la posición más rápidamente después de perder el balón".