Copa Mundial de la FIFA Rusia 2018™

14 junio - 15 julio

Copa Mundial de la FIFA 2018™

Las cinco fórmulas de Tite para cambiar la Seleção 

© Getty Images
  • En apenas 2 años, Tite ha revolucionado a Brasil
  • Bajo su mando la Seleçao llega a Rusia como candidata al título
  • Analizamos las claves principales del 'efecto Tite'

Por Giancarlo Giampietro, con Brasil

Cuando Dunga fue destituido como seleccionador en junio de 2016, Brasil era sexto en la Eliminatoria a Rusia, fuera de los puestos clasificatorios. Y por si su situación no fuese lo suficiente precaria, había realizado dos flojas campañas en la Copa América. Todo ello con el equipo sin haberse repuesto aún de la aplastante derrota sufrida ante Alemania en Brasil 2014.

Ahora, a juzgar por la combinación de resultados y buen rendimiento del plantel que acaba de llegar a Sochi, aquellas turbulencias quedan muy lejos. Superando incluso sus propias expectativas, Tite fue capaz de reconducir enseguida el rumbo de la selección cinco veces campeona del mundo. Y lo que es más, le ha devuelto su condición de seria candidata al título. ¿Cómo lo ha logrado? No ha sido cuestión de magia. A continuación lo explicamos.

1. Una relación franca

Los internacionales brasileños inciden continuamente en la capacidad de comunicación y la franqueza de Tite, que hace valer su autoridad, pero siempre con justicia y ejerciendo el diálogo.

No hay privilegios: a cualquiera se le pueden exigir responsabilidades ante los demás. Así consiguió la atención de un plantel aún herido y presionado, y le devolvió la confianza.

2. Seguimiento directo

El seleccionador y los numerosos integrantes de su cuerpo técnico se echaron a la carretera. Efectuaron diversos viajes a Europa con el fin de asistir a entrenamientos y partidos, y también para hablar con los jugadores, algo no menos importante. Además se compartieron innumerables datos a través de charlas por Internet.

Es decir, a pesar de tener su base en Río de Janeiro, Tite siempre estuvo cerca. Ese contacto constante dio pie a que los jugadores transmitiesen en qué función se sentían más cómodos. Al mismo tiempo, conversó con sus entrenadores en los clubes y fue recabando ideas.

© AFP

3. Imprimir un sentido del colectivo

Pero hablar es una cosa, y otra muy distinta es pasar a los hechos, especialmente cuando el tiempo apremia y la crisis está al acecho. Sin embargo, Tite consiguió hacer que la Seleção jugase como un verdadero bloque.

El equipo no ha dejado de recurrir a la habilidad de sus estrellas, ¿quién no lo haría? Pero ya no depende solamente de iniciativas individuales, como pudo verse en los amistosos contra Rusia (3-0) y Alemania (1-0), sin el concurso de Neymar. Cuando no tiene el balón, Brasil tiende a practicar una intensa presión sobre sus adversarios, y también sabe cerrarse si la situación lo requiere, con la participación activa de los hombres de ataque en ambos casos. La máquina está funcionando.

4. Acierto en las apuestas

En su primer partido al frente de la Seleção, Tite alineó como titular al campeón olímpico Gabriel Jesus. Y el estreno del muchacho de 19 años, en Quito contra Ecuador, no resultó en absoluto ingrato: marcó dos goles y Brasil se llevó un triunfo por 0-3. El equipo se había puesto en marcha. Del mismo modo, Tite fijó en el mediocampo a Casemiro, quien desde entonces no ha dejado de proteger el área como volante defensivo.

Con todo, el seleccionador no optó tan solo por la juventud. Enseguida rescató a gente de peso, como Marcelo, y posteriormente a Thiago Silva, quienes no habían sido utilizados en la anterior etapa. Marcelo, en especial, es un hombre clave en la construcción de las jugadas tal y como Tite quiere que se haga, por su facilidad para tocar el esférico, regatear y desplazarse.

© AFP

5. Formación de una base

Cuando anunció su convocatoria definitiva para el torneo, Tite se anticipó a las dudas, al estar seguro de que surgirían. Fue el primero en decir que en una lista de la Seleção no hay unanimidades. De cualquier forma, el seleccionador eligió una base y fue trabajando sobre ella. Es posible que fuese la medida más prudente que podía adoptar, habida cuenta de que únicamente disponía de la mitad de un ciclo para preparar a Brasil para Rusia 2018.

¿Sabías que...?

15 de los 23 convocados para el Mundial figuraron en la primera lista de Tite, lo que representa un 65%.

Explora este tema