Copa Mundial de la FIFA Francia 1998™

10 junio - 12 julio

Copa Mundial de la FIFA 1998™

Laudrup: "En 1992 sorprendimos a todos, incluso a nosotros mismos"

© Getty Images

El triunfo de Dinamarca en la Eurocopa 1992 sigue considerándose una de las mayores campanadas vividas en el fútbol de selecciones, pues los escandinavos pasaron de repescados de última hora a sorprendentes campeones.

Brian, uno de los dos emblemáticos hermanos Laudrup, fue una figura esencial en el combinado de Richard Moller Nielsen y, tras haber ayudado a Dinamarca a conquistar la Copa FIFA Confederaciones 1995, fue partícipe de su mejor actuación histórica en una Copa Mundial de la FIFA™, en Francia 1998.

El centrocampista ofensivo, actualmente comentarista televisivo para la cadena danesa Kanal 5, hizo un hueco en su agenda para conversar con FIFA.com. Brian reflexiona sobre el periodo más exitoso en la historia futbolística de Dinamarca, en la década de 1990, en el que él desempeñó un papel protagonista.

*Al repasar la historia futbolística reciente de Dinamarca, ¿considera que la victoria de 1992 ha hecho que su selección imponga más respeto a nivel internacional en los últimos 25 años?
*
Eso está claro. La Eurocopa 1984 fue un punto de inflexión para el fútbol danés. Tampoco diría que éramos un hazmerreír hasta entonces; teníamos muchos jugadores talentosos, pero cuando venían a la selección, buscaban más divertirse que realmente jugar al fútbol. Era una mentalidad de país pequeño. Algunas veces ganábamos a las selecciones más grandes, mientras que otras perdíamos ante algunas de las selecciones más modestas. Pero cuando llegó el entrenador alemán Sepp Piontek cambió la mentalidad, y tenía un grupo muy bueno de jugadores. Ellos pusieron a Dinamarca en el mapa: era la Dinamita Danesa que jugó en 1984 y el Mundial del 86; era absolutamente sensacional. Cambiaron totalmente la forma en la que la gente miraba a Dinamarca y al fútbol danés.

¿Y lo de 1992 extendió esa mentalidad ganadora en la siguiente generación?
Exacto. Estábamos teniendo muchas dificultades para estar a la altura de ese equipo. Pero dicho esto, en 1992 sorprendimos a todos, incluso a nosotros mismos. Eso lo prolongamos hasta 1998, cuando jugamos un Mundial muy bueno en Francia. Y después llegó una nueva era, con una hornada de jugadores totalmente nueva.

*¿Cuál cree que fue la clave de ese sorprendente triunfo?
*
Mi hermano Michael no estaba en 1992; algo que, creo, algunos olvidan. Después de que ganásemos, mucha gente nos decía ‘tuvisteis suerte’, y también que no teníamos equipo para eso. Pero el secreto de ese éxito fue que nos conocíamos como jugadores y como seres humanos desde hacía muchísimo tiempo. Varios jugadores habían coincidido en el Brondby varios años. Después de eso jugamos en los Juegos Olímpicos, y muchos de los jugadores habían estado también en la sub-21, así que nos conocíamos muy bien; y ese fue el secreto de nuestro éxito.

Si te fijas en las selecciones a las que superamos de camino al título, la Eurocopa ahora tiene 24 equipos, pero entonces tenías dos grupos de cuatro, así que prácticamente no podías perder un partido si querías pasar a semifinales. Sólo tenías que estar listo para jugar cinco encuentros, pero tenías que rendir bien en los cinco. Lo bueno de ser un torneo pequeño como aquel es que, como no lo habíamos preparado, no estábamos lo bastante en forma [ndlr: al haber sido repescados tras la descalificación de Yugoslavia]; y si hubiese sido actualmente, no lo habríamos ganado. Entonces los rivales era mejores, pero había menos partidos.

El equipo redondeó ese triunfo luego con otro trofeo conquistado en la Copa FIFA Confederaciones 1995…
Para muchos de nosotros, jugar la Eurocopa 1992 supuso disputar nuestro primer campeonato internacional –obviamente, con mucho éxito–; así que el hecho de enfrentarnos a algunas de esas grandes selecciones como Argentina y México lo convertía en un torneo muy interesante para nosotros. Nielsen dijo que iba a ser más difícil de ganar que la Eurocopa porque eran selecciones completamente distintas, así que invirtió muchas energías en esa competición. Deseaba realmente demostrar que lo de 1992 no había sido sólo suerte.

Recuerdo que el año anterior había jugado con Gabriel Batistuta, y él estaba allí con una selección argentina muy talentosa. De algún modo conseguimos ganarles 2-0 en la final… La gente lo celebró a lo grande en Dinamarca; era como ganar un mini-Mundial, y fue un momento muy glorioso para nosotros, ¡aunque comprendiésemos perfectamente que no era el Mundial! Durante su etapa, Richard Nielsen hizo quizá más historia que los que vinieron antes o después que él… todo ese mérito hay que reconocérselo.

*Lo que a menudo se olvida es que usted también se perdió dos Mundiales: el anterior y el posterior a ese triunfo de 1992, y ambos en el último partido…
*
Ambas eliminaciones fueron terribles. Lo de la Eurocopa fue increíble. Siendo danés, nunca esperas ganar un título, pero lo hicimos, y fue increíble. Pero como jugador, siempre estás deseando disputar un Mundial. Recuerdo que mi hermano me habló de México’86 y, básicamente, era una de esas experiencias que a cualquier futbolista del mundo le gustaría tener. Me dije a mí mismo: ‘si puedo jugar un Mundial, lo habré conseguido’. Así que cuando llegó 1998 –y desde luego, el de Francia fue un Mundial fantástico–, fue sin duda una de esas experiencias que jamás olvidaré.

El choque de octavos de final contra Nigeria en Francia, en el que Dinamarca ganó 4-1, será uno de sus mejores recuerdos con la selección...
Sin duda. Teníamos un equipo muy bueno, y Michael volvió a ser él después de tener algunos problemas en los primeros partidos. Los periódicos estaban empezando a opinar que debían dejarle en el banquillo… tonterías sin sentido. Vencer así a Nigeria nos pareció increíble a todos nosotros, porque era clara favorita para ganarnos, sin duda. Con que algunos de los jugadores que tenía entonces hubiesen tenido un gran día, como Jay-Jay Okocha, Tijani Babangida o Nwankwo Kanu, nos habría derrotado; y tal vez holgadamente.

Cuando no tiene presión, Dinamarca –un país pequeño– rinde al 100% de su potencial; y sorprendimos a Nigeria, que no nos regaló la victoria. Intentaron todo lo que pudieron, pero fue imposible. Jugamos muy bien en ese encuentro, y eso nos dio la convicción de que podíamos pasar a hacer cosas aún más grandes. La fe en nuestro propio equipo era mayor que nunca.

En el choque de cuartos de final contra Brasil, Dinamarca pisaba territorio desconocido. ¿Se lo planteó el equipo como que no tenía nada que perder?
En los tres encuentros de la liguilla no rendimos tan bien, la verdad, y sabíamos que teníamos que volver a salir como contra Nigeria; y obrar algún milagro en los primeros compases si queríamos tener alguna opción. Marcamos en el minuto 2, lo cual fue absolutamente increíble, y pudo verse a los brasileños conmocionados.

Después, lógicamente, remontaron; antes de que empatásemos. Y en aquel momento, muchos de los brasileños estaban enfadados entre sí, discutiendo. Realmente, estaban teniendo algunas dificultades. Estaban cansados, y pensé: “Vamos a conseguirlo, esto va a ser una sorpresa histórica”. Pero por desgracia, tenían a uno de los mejores jugadores de aquella época: Rivaldo.

Su celebración tras marcar el 2-2 contra Brasil es una de las imágenes más emblemáticas de Dinamarca en un Mundial. ¿Cómo surgió?

Mi hijo me dijo antes de ese encuentro: “Si metes un gol, ¿puedes hacer algo un poquito extraordinario? Porque siempre te limitas a volver corriendo hacia tu campo después de marcar… Haz algo especial”. Simplemente recuerdo que rematé el balón a la parte alta de la red y tenía que hacer algo, así que acabé celebrándolo así. No sé de dónde salió, ¡pero él se quedó bastante contento con eso! Marcar el gol del empate contra una de las mejores selecciones del mundo y tener la oportunidad de llegar a una semifinal… ¡estuvimos muy cerca! No es algo en lo que piense todos los días, pero en las entrevistas vuelves a recordarlo todo, y eso es lo que tu carrera ha aportado a tu vida. Jamás olvidarás esos momentos, y de eso va precisamente el fútbol…

Explora este tema

Notas recomendadas

Copa Mundial de la FIFA™

Hareide: "Dirigir a Dinamarca es un reto magnífico"

08 feb. 2016

Copa Mundial de la FIFA 2014™

A 98 días del Mundial: El chut de Rivaldo

06 mar. 2014

Copa Mundial de la FIFA 2014™

Laudrup: Mi brasileño favorito es...

04 oct. 2013