Copa Mundial de la FIFA Alemania 2006™

9 junio - 9 julio

Copa Mundial de la FIFA 2006™

Lecciones importantes para Asia

Las selecciones asiáticas fueron incapaces de repetir sus históricos logros de la Copa Mundial de la FIFA 2002, y todas ellas tuvieron que hacer las maletas después de la fase de grupos.

Sin embargo, para Peter Velappan, Secretario General de la Confederación Asiática de Fútbol, el balance del torneo no es únicamente negativo. En esta entrevista con FIFAworldcup.com, nos habla del desempeño de los equipos del continente en Alemania y de las lecciones aprendidas.

¿Vio todos los partidos de las selecciones asiáticas en la fase de grupos? ¿Qué impresión le han ofrecido en general?

Sí, los vi todos. Que cuatros equipos nuestros, Irán, Japón, la República de Corea y Arabia Saudí, se hayan quedado fuera de los octavos de final supone una decepción bastante grande. Pero al menos nos queda Australia, que encarna ahora nuestras esperanzas de emular lo conseguido en la anterior Copa Mundial de la FIFA, hace cuatro años.

¿Cree entonces que aceptar a Australia como miembro de la Confederación Asiática de Fútbol (AFC) ha sido un acierto?

Sin duda alguna. Australia tiene un estilo distinto al de la mayoría de las selecciones asiáticas. Cuenta con muchos jugadores que compiten en Europa, y tiene fortaleza física y una mentalidad ofensiva. Su participación en los torneos asiáticos aumentará la motivación de los demás equipos del continente, y eso es bueno para elevar el nivel global del fútbol asiático.

Durante mucho tiempo Irán fue su equipo predilecto. ¿Está defraudado con su rendimiento en esta ocasión?

Irán no ha logrado responder a las expectativas, en gran medida porque no jugó bien como equipo. En el aspecto individual, tiene futbolistas muy buenos, tanto técnica como físicamente. Cuenta con una amplia experiencia internacional, ya que muchos de ellos juegan en Europa. Yo creía que, si eran capaces de conjuntarse bien, de formar un grupo sólido, podrían plantar cara a cualquier rival. Pero su mediocre actuación como equipo y su falta de unidad le han costado caro.

La República de Corea estuvo muy cerca de obtener el pase a la segunda ronda, aunque al final fue eliminada por Suiza. Si comparamos este torneo con el de 2002, cuando logró la proeza de alcanzar las semifinales, ¿representa una gran decepción?

La República de Corea es una de las selecciones más consolidadas tácticamente de Asia, y hace cuatro años hizo grandes cosas desplegando su estilo de fútbol. En esta Copa Mundial de la FIFA le hemos visto mostrar de nuevo su ánimo infatigable, y tuvo momentos brillantes, pero acabó pagando sus fallos tácticos. En 2002 empleó la estrategia adecuada, lanzando ataques desde el mediocampo con centros peligrosos. Aprovechó al máximo su velocidad, que mostró la superioridad de los jugadores asiáticos sobre los europeos. Pero en el partido contra Suiza recurrió a los balones en largo, algo que beneficiaba a su rival, más alto y más fuerte físicamente.

A Japón le habría ido mejor de haber transformado las ocasiones de que dispuso en su primer partido ante Australia, antes de perder en los últimos ocho minutos.

Los resultados hubieran sido totalmente distintos si llega a aprovechar una de las oportunidades que tuvo para ampliar su ventaja. Japón jugó bien como equipo, exhibió ánimo y motivación, y también creó buenas oportunidades. Pero le faltaron uno o dos delanteros para transformarlas en gol. Y el hecho de haber recibido tres tantos contra Australia en ocho minutos también reflejó sus problemas físicos. En realidad, la mayoría de las selecciones asiáticas necesitan mejorar su juego en los 20 minutos finales, cuando apenas queda energía ni fondo físico.

¿Qué opinión le ha merecido Arabia Saudí?

Ha mostrado progresos importantes en su técnica y su táctica, en relación a su decepcionante campaña de hace cuatro años. Pero no mantuvo la regularidad a lo largo de los tres encuentros, porque a pesar de hacer un buen primer partido contra Túnez, se vio completamente superada por Ucrania y España. Esto demuestra que carece de rodaje y experiencia ante adversarios europeos, puesto que en su plantilla no hay ningún futbolista que juegue en Europa. También puede mejorar su fortaleza mental.

¿Ve algún punto positivo dentro de todo esto?

Siempre estoy encantado con los continuos progresos que realizan las selecciones asiáticas. Estas derrotas son una buena lección, ya que también pueden aprender de sus oponentes y de sus errores. La AFC va a organizar un seminario especial sobre esta Copa Mundial de la FIFA, al que invitaremos a todos los miembros de nuestra confederación.

Y como conclusión, ¿quién es su favorito para ganar el torneo?

Por todas sus estrellas y su gran tradición futbolística, Brasil siempre es el favorito. Alemania me ha impresionado en sus últimos encuentros. Si tengo que quedarme con dos, apostaría por Brasil y Alemania.