Copa Mundial de la FIFA Sudáfrica 2010™

Copa Mundial de la FIFA Sudáfrica 2010™

11 junio - 11 julio

Copa Mundial de la FIFA 2010™

Los milagros del cronómetro

England's David Platt celebrates after scoring
© Getty Images

¿Quieres evitar los atascos a la salida del estadio? ¿Estás decepcionado porque tu equipo va perdiendo y quieres abreviar ese duro trago? En resumen, ¿quieres abandonar el estadio antes del final? ¡Cambia de opinión! Más que un tópico, el famoso dicho de “el partido no se termina hasta que el árbitro no pita el final” nos ha brindado algunas de las páginas más bellas de la historia de la Copa Mundial de la FIFA. FIFA.com te las recuerda.

Entre los mejores momentos de la primera fase de Sudáfrica 2010, ¿cómo no mencionar la explosión de júbilo de los estadounidenses cuando Landon Donovan marcó el tanto de la victoria en el tiempo añadido contra Argelia? Al empujar el balón al fondo de las mallas de la portería de Rais M’Bohli, el mediocampista de Estados Unidos dio el triunfo, la clasificación y el primer puesto del grupo a su selección. ¡Valía la pena esperar!

Unos días antes, fue Nueva Zelanda la que aguardó hasta los últimos instantes para hacer temblar las redes rivales. Tras subir a posiciones de vanguardia, el defensa Winston Reid aniquiló las esperanzas de Eslovaquia de sumar su primera victoria y, de paso, dio a los kiwis su primer punto en la historia del campeonato.

Esas dos dianas logradas en Sudáfrica 2010, a las que hay que añadir el alocado final de partido entre Eslovaquia e Italia (con Fabio Quagliarella dando réplica en el minuto 93 al gol de Kamil Kopunek marcado en el 89), solamente son los episodios más recientes de un culebrón que dura desde que la Copa Mundial vio la luz. Sin necesidad de remontarnos a las primeras ediciones de la máxima competición futbolística, detengámonos en la final de Inglaterra 1966. Si aquel choque está considerado un partido legendario, es sobre todo gracias a su desenlace. En el minuto 89, el país anfitrión vencía por 2-1 a unos alemanes que todavía no eran “esos que siempre ganan al final”. Wolfgang Weber obligó a los ingleses a volver a tapar la botella de champán tras establecer el 2-2 en ese mismo minuto. Sin embargo, el delantero británico Geoff Hurst tenía otras ideas en mente y logró dos dianas en la prórroga, ¡la segunda en el minuto 120!

Un nuevo ejemplo de la capacidad de lucha inglesa se vivió en los octavos de final de Italia 1990. Frente a la Bélgica de Enzo Scifo, Eric Gerets y Michel Preud’homme, entre otros, la tanda de penales parecía inevitable cuando, en el minuto 120, Paul Gascoigne colgó al área el libre indirecto del último cartucho y el suplente David Platt remató de volea. El resto forma parte de la historia: la carrera alocada del goleador, con los ojos incrédulos y desorbitados.

Aunque escasa en goles, la cita italiana fue pródiga en emociones. Los últimos instantes del encuentro entre la República Federal Alemana y Colombia así lo confirmaron. La Mannschaft, que ya estaba clasificada, abrió el marcador para obtener su tercera victoria en tres partidos por mediación de Pierre Littbarski … ¡en el minuto 89! Al mismo tiempo, toda Colombia, abatida, se despedía del sueño de ver a su selección en los octavos de final. Toda Colombia, menos Freddy Rincón, quien, al minuto siguiente, empató y envió a los Cafeteros a la segunda fase.

Dos días antes, la clasificación de Uruguay para la fase de eliminatorias (la última que había conseguido antes de 2010) se decidió en el minuto 90 de su choque contra la República de Corea. De nuevo en un libre indirecto, Daniel Fonseca se encontraba solo en el segundo palo para cabecear cruzado el tanto que desató el delirio en la Celeste.

Cuatro años más tarde, la República de Corea tampoco vivió la alegría de pasar a la segunda fase, pero sí escribió una de las páginas más bellas de su historia futbolística. En la edición de Estados Unidos, nadie daba un centavo por los Guerreros Taeguk en su estreno contra España. Y con razón, ya que la Furia Roja se puso con 2-0 al poco de la reanudación. Sin embargo, los surcoreanos encontraron los recursos necesarios para igualar con dos tantos en los cinco últimos minutos. El segundo de ellos lo anotó en el minuto 90 un Seo Jung-Won que, años después, recordaba ese gol como “un momento de pura felicidad”.

Y una historia más de clasificación para la segunda fase que, de nuevo, supuso el final de una interminable espera: nos vamos ahora a Francia 1998, en Saint-Etienne, donde México iba perdiendo por 2-0 ante Holanda. Pero en vez de despedirse de su sueño de pasar a octavos, el *Tri *anuló su desventaja; primero por mediación de Ricardo Peláez a un cuarto de hora del final, y luego gracias a Luis Hernández en el último segundo. Los telespectadores mexicanos todavía recuerdan cómo el comentarista Enrique Bermúdez iba contando los segundos antes de la eliminación oficial de la selección mexicana: 5, 4, 3, 2… En el momento de pronunciar el "1", el ángel rubio apareció y envió a México al paraíso.

De todas formas, para marcar en el último minuto en un Mundial, primero hay que clasificarse. Y si no que se lo digan a la selección de Francia, que, en 1993, solamente necesitaba un punto en dos partidos contra Israel y Bulgaria (¡y los dos en casa además!) para poner rumbo a Estados Unidos. Sin embargo, el israelí Reuven Atar, en el minuto 93 del primer choque, y el búlgaro Emil Kostadinov, en el 90 del segundo, privaron a los Bleus de disputar esa Copa Mundial, y confirmaron a todos los amantes del fútbol que nunca hay que abandonar el estadio antes del pitido final.

Explora este tema

Notas recomendadas

Luis Suarez (C) of FC Barcelona scores his team's fourth goal from the penalty spot

Tercer Tiempo

El arte del penal

31 jul. 2009