Copa Mundial de la FIFA Alemania 2006™

Copa Mundial de la FIFA Alemania 2006™

9 junio - 9 julio

Copa Mundial de la FIFA 2006™

"Ninguno de los dos merecía perder"

Análisis del GET, por Andy Roxburgh (SCO) y Josef Venglos (SVK)

Fue un real duelo titánico. En la previa, todos pensaban que este sería el partido de los cuartos de final, y sin dudas ha estado a la altura de las expectativas. Fue un gran encuentro, con varios pasajes de una habilidad deslumbrante. Se puede decir que fue una batalla física, psicológica y táctica.

Los dos plantearon un mismo sistema, pero con diferentes estilos. En el primer tiempo, Argentina dominó plenamente la posesión del balón. Basta con ver que terminó teniéndolo el 65% del tiempo, lo cual es notable. Además, con la rapidez de sus delanteros siempre intentó inquietar a su rival.

Alemania, en cambio, fue más vertical, buscando siempre desbordar por los costados, pero Argentina no se lo permitía.

En el segundo tiempo, el gol de Roberto Ayala cambió la dinámica del partido. Argentina se retrasó y Alemania lo aprovechó. Soltó a Philipp Lahm por la izquierda y Jurgen Klinsman acertó con la entrada de David Odonkor por la derecha.

Fue en ese momento donde apareció Michael Ballack en toda su dimensión, y a pesar de estar dolorido, se cargó el equipo al hombro. Alemania le tiró el peso del partido a Argentina con todo lo que tenía, y fue justamente una ejecución inteligente de Ballack, en un tiro libre, la que propició el empate. Klose, siempre atento, hizo lo mejor sabe.

Desde ahí hasta el final, y también en el tiempo extra, Argentina volvió a tener el balón y hacerlo circular, ahora usando un diamante en el mediocampo. Alemania jugó al contraataque y siempre parecía peligroso.

En los penales, juegan mucho los nervios, y hoy, a la luz de los resultados, Alemania los se mostró más firme que Argentina. El penal de Ballack es la síntesis de lo que fue su equipo: mucho corazón y coraje, ya que aún lesionado, tomó la responsabilidad y convirtió. Por eso lo elegimos Jugador Budweiser del Partido antes que a Lahm o Frings, que también tuvieron una gran actuación.

Lástima que Ayala haya errado su penal en la definición: no se lo merecía, había sido uno de los mejores futbolistas. En definitiva, es una pena que este partido se haya definido así, ya que es uno de eso encuentros que nadie merecía perder. Pero para todos, sin dudas, fue espectáculo excitante.