Copa Mundial de la FIFA Catar 2022™

Copa Mundial de la FIFA Catar 2022™

21 noviembre - 18 diciembre

Catar 2022

Larsson: "Nos hemos convertido en una mejor selección"

Sebastian Larsson of Sweden
© imago images
  • Larsson, a sus 35 años, es uno de los pilares para Janne Andersson
  • Es el capitán de una Suecia que en Rusia 2018 llegó a cuartos
  • Habla con FIFA.com de su ambición por llegar a Catar 2022

Desde hace unas semanas, los titulares de la prensa sueca estaban reservados al regreso de Zlatan Ibrahimovic como internacional con motivo de la fase de clasificación para la Copa Mundial de la FIFA Catar 2022™, cinco años después de haber anunciado su adiós a la selección tras la Eurocopa 2016.

Sebastian Larsson también participó en la aventura de Suecia en Francia, que concluyó en la primera fase como colista del Grupo E. El centrocampista, que entonces llevaba ya ocho años jugando con su selección y tenía 31 de edad, podría haber imitado a Ibra despidiéndose también del fútbol internacional. Pero a su llegada al banquillo, Janne Andersson lo convirtió en uno de los pilares en los que se ha apoyado para dar un nuevo impulso a los Blågult.

Y la apuesta le salió bien, ya que, dos años más tarde, Suecia alcanzaba los cuartos de final en Rusia 2018, su mejor resultado desde Estados Unidos 1994. Con su carácter de líder, su serenidad y su calidad con el balón en los pies, Larsson sigue siendo imprescindible a sus 35 años y luce el brazalete de capitán en el camino hacia Catar 2022, que los suecos han iniciado con dos victorias en dos encuentros en el Grupo B.

En una entrevista concedida a FIFA.com, Larsson habla de las ambiciones mundialistas de Suecia, así como de su tardío estreno en su liga nacional con el AIK tras haber jugado 17 años en Inglaterra (del Arsenal al Hull City, pasando por Birmingham City y Sunderland). Asimismo, nos revela sus recuerdos de los entrenamientos con Thierry Henry, y su orgullo por haber defendido la camiseta amarilla en más de 120 ocasiones.

Sebastian, en 2018 recaló en el AIK con 33 años tras haber jugado siempre en Inglaterra como profesional. ¿Quería vivir una experiencia en la liga de su país natal antes de concluir su carrera?

Es algo en lo que pensaba cada vez más al irme haciendo mayor. Me marché a Inglaterra cuando tenía 16 años, y permanecí allí durante 17 años. Empecé a tener cada vez más curiosidad por saber lo que sentiría jugando al máximo nivel en Suecia. Ese sentimiento se hizo cada vez más fuerte conforme avanzaba mi carrera y, cuando se presentó la ocasión, sentí que era el momento. Hoy, lo estoy apreciando de verdad desde que volví a casa.

En su primera temporada, ayudó al AIK a ganar la liga sueca. ¿Era importante regresar teniendo todavía algo que aportar al AIK, y no simplemente para disfrutar del final de su carrera?

Por supuesto. Cuando empecé a pensar por primera vez en un regreso, realmente no quería que se produjese demasiado tarde. No quería venir y que fuese simplemente para estar tranquilo, y sentir que era el final de mi carrera. No quería no ser lo suficientemente bueno para ayudar al equipo. Quería estar seguro de que podía contribuir al éxito y ayudar, con ambición y teniendo todavía esa hambre de querer ganar.

AIKs Sebastian Larsson cheers with Henok Goitom and Bilal Husein
© imago images

Se incorporó al primer equipo del Arsenal en 2004. ¿Qué se siente al sentarse con 19 años en un vestuario al lado de Thierry Henry, Patrick Vieira, Dennis Bergkamp, Gilberto Silva o Freddy Ljungberg?

Ese periodo en el Arsenal fue excepcional. Esos jugadores eran todos, sin excepción, de primerísima calidad. ¡Había calidad por todas partes, en todo el equipo! Para mí, como joven jugador que intentaba impulsar su carrera, tener la oportunidad de entrenarse con ese equipo era increíble. Por supuesto, no voy a mentir, estaba muy nervioso al principio. No quería fallar ni un pase para Henry; ¡quería darle el balón perfectamente! Las cosas que aprendí de esa plantilla eran increíbles.

Su mentalidad, su calidad sobre el césped, la manera en que se machacaban en los entrenamientos… estaban completamente concentrados. Hoy, cuando echo la vista atrás con 35 años y vuelvo a verme como joven jugador en esa situación, pienso que era absolutamente perfecto. Evidentemente, era dificilísimo obtener minutos de juego en ese equipo y sumar partidos. Pero si hablamos de educación futbolística, pienso que no podría haber tenido una mejor, porque en esa época, el Arsenal era uno de los mejores equipos de Europa.

Casi 20 años después, es usted el jugador con experiencia y una carrera excepcional. ¿Qué diferencias aprecia entre el joven jugador que era usted, y los que integran su vestuario hoy?

Han cambiado muchas cosas. El fútbol, como la sociedad, ha cambiado. Es normal; no se puede esperar que las cosas sigan siendo iguales durante todo este tiempo, mientras la sociedad evoluciona. Los jóvenes de hoy son sumamente serios en lo que hacen; sobre todo, en todo lo que se hace fuera del terreno de juego. Piensas en lo que comes desde muy joven, en mantener la forma, en cuántas horas se duermen…

Desde ese punto de vista, es un gran avance. Aparte de eso, cuando conseguí por primera vez dar el salto a un primer equipo, era un poco diferente. En cierto modo, había que ganarse ese derecho. Yo sabía que era joven, que había que ayudar al equipo, estar de algún modo al servicio de los más veteranos. Era así como se crecía, como uno se convertía en un jugador del equipo de pleno derecho. Se pueden encontrar aspectos positivos y negativos cuando se comparan dos épocas, pero al final, el fútbol sigue los pasos de la sociedad.

Willo Flood of Manchester City evades Sebastian Larsson of Arsenal
© Getty Images

¿Qué consejo daría hoy al joven Sebastian Larsson que, en 2008, se disponía a disputar su primer partido con Suecia?

Le habría dicho que intentase disfrutar de cada momento. He tenido mucha suerte por formar parte de la selección desde hace tanto tiempo y, cuando miro hacia atrás, esa primera internacionalidad es un momento especial. Pero he apreciado cada minuto en el que he estado implicado con la selección nacional.

¡Es todo un honor! Así que a ese joven le diría que lo valorase, sobre todo al principio, pero también que intentase aprender de los jugadores que tienen experiencia; quedarse con pequeños detalles en los partidos, en los entrenamientos. Cuando eres joven, los jugadores internacionales que llevan ahí mucho tiempo pueden ayudarte de veras. Y eso es lo que yo siempre he intentado hacer.

Trece años después, lleva el brazalete y suma más de 120 internacionalidades. ¿Es consciente de que eres parte de la historia de la selección?

Es un gran honor; algo de lo que estoy muy orgulloso. Recuerdo cuando celebré mi 100ª internacionalidad. Fue un momento especial, porque son pocos los jugadores que han alcanzado ese umbral. En todo caso, yo siempre he sido de la clase de jugadores que intentan no mirar hacia atrás mientras siga estando en activo, mientras pueda seguir mirando hacia el futuro. Pero cuando llegue el final, seguramente será algo que podré contemplar con un gran orgullo.

En la Copa Mundial de la FIFA 2018, Suecia cayó con Inglaterra en cuartos. ¿Con qué sentimiento se quedó: orgullo de estar entre las ocho mejores o decepción de no haber llegado más lejos?

Un poco con ambos. Ya era un gran logro en sí mismo. No creo que mucha gente se esperase que llegásemos a los cuartos de final de un Mundial. Fue una experiencia fantástica. Pero cuando llegas a esas alturas, quieres seguir avanzando. Por tanto, fue una gran decepción caer eliminados. Y lo más decepcionante es que teníamos las cualidades suficientes, pero no supimos mostrar el nivel que requiere un choque de cuartos.

Inglaterra mereció ganar ese partido, pero cuando estás a un solo partido de tener la oportunidad de jugar por una medalla, resulta doloroso fracasar tan cerca de la meta. Pero en general, estamos orgullosos de lo que conseguimos.

Tres años después, Suecia está clasificada para la próxima Eurocopa, pero quedó última de su grupo en la Liga de Naciones de la UEFA. ¿El equipo ha progresado o ha retrocedido?

Yo diría que nos hemos convertido en una mejor selección actualmente. Se nos han unido jugadores jóvenes con grandes cualidades, y están dando un nuevo impulso al equipo. La competencia para jugar actualmente es la más fuerte que hemos tenido desde hace mucho tiempo. Dichos jugadores militan en varias de las grandes ligas europeas, y están jugando bien allí. Eso no puede sino hacernos progresar. Es cierto que quedamos últimos en nuestro grupo de la Liga de Naciones, pero nos enfrentamos a los mejores países: Francia, Portugal, Croacia. Jugar contra selecciones de ese nivel no es algo a lo que estamos acostumbrados, pero son partidos en los que se aprende.

Tenemos que probar cosas diferentes para encontrar soluciones; tenemos que aprender lo que hay que hacer para salvar la brecha y rivalizar con ellas, pero también aprender lo que no hay que hacer. Nos hemos dado cuenta enseguida de que, aunque estemos dominando el partido, si abrimos demasiado el juego, estas selecciones te castigan inmediatamente. Las selecciones como Suecia deben aprender eso cuando juegan contra las mejores del mundo: se paga cada error que se comete.

¿Esas lecciones pueden resultar útiles con vistas a Catar 2022, para hacerlo al menos tan bien como en 2018?

Es una base imprescindible. Hay que tener siempre esa mentalidad de sacar provecho de lo que hiciste; y querer hacerlo mejor que la vez anterior si quieres progresar. De lo contrario, nunca conseguirás nada. A lo sumo, alcanzarás el mismo nivel… Sabemos hasta qué punto es difícil; sabemos cuántas selecciones buenas están en liza, y hay que rendir regularmente a nuestro mejor nivel. Lo bueno es que hemos demostrado durante los dos últimos años que, de vez en cuando, tenemos nivel para rivalizar con las mejores selecciones. Podemos ponerles las cosas difíciles. Es la principal lección que debemos llevarnos para que nuestro grupo de jugadores siga progresando.

Sebastian Larsson of Sweden celebrates 
© imago images

Personalmente, a sus 35 años, ¿participar en Catar 2022 sería la forma ideal de cerrar su larga trayectoria con la selección sueca?

Primero estará la Eurocopa, que es un gran campeonato y el objetivo primordial por el momento. Pero para ser sincero, nunca he intentado mirar demasiado lejos. Y menos aún a mi edad… Podría ser un objetivo demasiado lejano, pero todavía no he decidido nada, y todavía no tengo ganas de pensar en ello.

Está en una edad en la que no quiere mirar demasiado lejos, pero en la que puede echar la vista atrás… ¿Hay algo que haría de forma diferente si pudiese revivir su carrera?

Viajar en el tiempo puede ser magnífico, pero también peligroso. Estoy seguro de que siempre podemos encontrar algo que podríamos hacer de otra forma. Yo decidí dejar Suecia siendo muy joven, pero estoy orgulloso de la carrera que he tenido hasta ahora. Jugué en una liga con la que soñaba desde que era niño, la Premier League, y jugué allí mucho tiempo. Siempre he sabido mantenerme en forma, y por eso no he tenido ninguna lesión importante.

He sido capaz de llevar a cabo una bonita carrera; especialmente con la selección nacional, con la que he jugado numerosos partidos. Y el último Mundial fue un éxito, y un momento importante a nivel personal… Por tanto, elijo estar orgulloso de todo lo que he hecho, más que fijarme en lo que podría haber hecho.

Explora este tema

Notas recomendadas