Copa Mundial de la FIFA Sudáfrica 2010™

11 junio - 11 julio

Copa Mundial de la FIFA 2010™

Nueva Zelanda crece

© AFP

Los hombres no lloran, supuestamente. Y menos un mocetón de hombros anchos con reputación de valiente, capaz de jugarse el tipo y lanzarse a por todos los balones sin mayores miramientos.

Pero a las 13:25 en Rustenburgo, mientras resonaban los compases del himno nacional neozelandés en el estadio Royal Bafokeng, Ryan Nelsen estaba esforzándose, y esforzándose mucho, por no llorar. Porque, después de 11 años como futbolista, por fin estaba a punto de aparecer en un escenario en el que pocos habrían imaginado que un Kiwi pudiera estar: la Copa Mundial de la FIFA.

"Estaba muy, muy conmovido", admitió después a FIFA.com. "Siempre me conmuevo cuando juego para mi país, pero esto es el Mundial. No se puede subir más alto. Es algo con lo que he soñado desde hace mucho tiempo".

A Nelsen también lo embargó la emoción al escuchar el pitido final, pero esta vez el sentimiento era de éxtasis: Nueva Zelanda, por la que nadie apostaba nada de cara a su partido contra Eslovaquia, dominador claro de la contienda, acababa de arrancar el gol del empate 1-1 en el último suspiro.

"Fue un sentimiento increíble", exclamó Nelsen eufórico. "Nunca dejamos de creer. Aunque ellos dominaron la mayor parte del tiempo, nosotros sabíamos que nos podía caer alguna ocasión. Incluso cuando fallamos una en los últimos instantes —Shane Smeltz, libre de marca en el segundo palo, cabeceó fuera un cabezazo en el minuto 84— sabíamos que un partido de fútbol no se acaba hasta el pitido final".

Fue una lección que seguro que a Eslovaquia no se le olvidará. Winston Reid, que había representado a Dinamarca en la categoría Sub-21 y sólo se puso a disposición de la selección de Nueva Zelanda en marzo, marcó para los Kiwis en el minuto 93.

"La atmósfera en el vestuario era magnífica. Lógicamente, estábamos muy contentos. Nos pusimos a cantar algunas canciones tradicionales de nuestra tierra, y los cámaras de televisión nos pillaron bailando en círculo", Nelsen reveló riendo. "Grandes momentos".

En el horizonte, Italia
El próximo contrincante de Nueva Zelanda es el vigente campeón del mundo, Italia, y aunque sobre el papel será un duelo muy desigual, los advenedizos no quieren dejar de ver algunas señales alentadoras. En efecto, los All Whites estarán rebosantes de confianza tras su resultado contra Eslovaquia, mientas que los Azzurri sentirán todo el peso de la presión después del deslucido empate por 1-1 de ayer contra Paraguay. Cabe recordar además que por estas fechas el año pasado, los pupilos de Marcello Lippi sólo pudieron vencer a los de Ricky Herbert por 4-3 en un amistoso entablado en Atteridgeville, y el campeón oceánico está convencido de que ha mejorado significativamente desde entonces. Es más, Nelson cree que Nueva Zelanda tiene una ventaja en el juego aéreo que puede aprovechar.

"Tenemos jugadores muy altos que saben cómo sacar partido de su altura y pueden causar problemas a los contrarios", explicó el central del Blackburn Rovers. "Italia es obviamente un gran equipo, pero tenemos fe en nosotros mismos. Tenemos que cerrar bien atrás y corregir algunas cositas que hemos hecho mal hoy, pero creemos que podemos obtener un buen resultado".

"Hoy hemos demostrado que en fútbol puede pasar cualquier cosa. Nos hemos agenciado una oportunidad de pasar a octavos. Nos esperan dos partidos muy difíciles contra Italia y Paraguay, pero ése es nuestro objetivo. Si lográramos pasar, francamente, sería el mayor logro deportivo en la historia de Nueva Zelanda", resaltó Nelsen.

Explora este tema

Notas recomendadas

Copa Mundial de la FIFA™

Grupo F: NZL 1-1 SVK

15 jun. 2010

Copa Mundial de la FIFA 2010™

Con el último aliento (1-1)

15 jun. 2010

Copa Mundial de la FIFA 2010™

Smith, estrella en ciernes

09 jun. 2010