Copa Mundial de la FIFA Rusia 2018™

Copa Mundial de la FIFA Rusia 2018™

14 junio - 15 julio

Poté: "Queda mucho trecho hasta Brasil"

Mickael Pote of Dynamo Dresden
© Getty Images

Al echar un vistazo al casillero del Grupo H de clasificación africana para la Copa Mundial de la FIFA Brasil 2014™ , lo primero que se nos ocurre es frotarnos los ojos y sospechar que hay un error. Al cabo de dos jornadas de competición, quien figura en lo más alto de la tabla no es ni Argelia, tres veces contendiente mundialista, ni Mali, tercer clasificado en las dos últimas ediciones de la Copa Africana de Naciones, sino Benín.

Tras el sorprendente éxito en su estreno en junio del año pasado contra Mali (2-1) y su empate por 1-1 en Ruanda, las Ardillas, lideradas por el superastro del Sunderland Stephane Sessegnon y por el letal delantero del venerable Dinamo de Dresde alemán Mickael Poté, se han encaramado a la primera posición del lote y ansían con más vehemencia que nunca su primera participación en un campeonato del mundo.

"Creo que hemos tenido la suerte de empezar bien, pero aún queda mucho trecho hasta el Mundial de Brasil. Sólo estamos al principio de nuestra misión. En cualquier caso, es un hecho que nuestro equipo dispone de unos cuantos jugadores jóvenes de calidad que conforman una nueva generación. Sabemos que no será sencillo, pero no abandonamos la esperanza de lograr algo grande, y lo daremos todo por nuestra patria", proclama Poté, delantero centro de la selección beninesa, en su entrevista en exclusiva con FIFA.com.

David como ejemplo
El artillero lleva acertadas seis dianas esta temporada en la segunda división alemana y es un seguro de vida para su club, constantemente amenazado por el descenso. Con su selección, 93ª en la Clasificación Mundial FIFA/Coca-Cola, Poté quiere sacarse la espina de no haber podido participar en las dos últimas ediciones de la CAN, después de lograrlo en 2010.

En este sentido, a mediados de marzo aguarda a los benineses una decisiva expedición a Argelia, un hueso que será muy duro de roer para el delantero de potente arrancada, aún sin fortuna en la ronda clasificatoria. "Los países pequeños como el nuestro siempre podemos dar una sorpresa. Tal vez contra Argelia logremos un triunfo como el de David contra Goliat. En el pasado ya hemos demostrado que estamos en condiciones de conseguirlo", señala el dorsal número 10 de Benín con optimismo.

Otro motivo de ilusión para el romperredes de 28 años es su actual seleccionador, Manuel Amoros. El otrora internacional francés tomó las riendas del combinado beninés a principios de 2012. "Aporta una gran experiencia, que a los jugadores nos servirá para seguir mejorando. Habla mucho con nosotros, y eso está haciendo mucho bien al equipo", elogia el punta de 1,80 metros de estatura.

Francés de nacimiento, beninés de corazón
Poté, que hasta la fecha ha vestido 28 veces la camiseta de la tierra de su madre, hizo su debut profesional hace 10 años en su país de nacimiento, Francia. No tardó en forjarse un nombre, primero en la Ligue 2, y luego en el OGC Niza de la primera división gala. En verano de 2011 fichó por el Dresde, conjunto germano del que ahora es capitán. Allí Poté se siente de maravilla. "Amo Alemania", afirma.

Su compromiso con Benín, sin embargo, tanto en el combinado nacional de fútbol como en el ámbito social, es una cuestión sentimental, como el propio delantero confiesa. "Es algo único jugar para Benín. Saltas al campo en representación de todo un país. Toda la gente te mira y espera que defiendas con honor los colores patrios. Cuando escucho el himno nacional, siempre me recorre un escalofrío por la espalda", nos cuenta el atlético cazagoles. Y añade: "Desde hace un tiempo dirijo en Benín una academia de fútbol para muchachos de edades comprendidas entre los 11 y los 15 años. Ese proyecto de ayudar a las nuevas generaciones del país es muy importante para mí".

Por más éxito que haya alcanzado, Poté no olvida dónde están sus raíces y quiere demostrar su generosidad hacia los benineses no sólo dentro del campo sino también fuera. "En Benín sigue habiendo una gran desigualdad entre pobres y ricos, que entre todos debemos ayudar a superar. Ése es un propósito vital para mí. En mi academia intento aprovechar el fútbol para ese fin. Es una prueba más de que no olvido de dónde vengo", explica nuestro interlocutor, padre de dos hijos.

La próxima ocasión de favorecer la causa de Benín, esta vez en el terreno deportivo, la tendrá Poté dentro de unas semanas, en la fase de clasificación mundialista. Si en ese duelo logra encontrar el camino de la portería contraria con la suficiente asiduidad, toda la nación se pondrá a soñar el mismo sueño. 

Documentos relacionados

Notas recomendadas