Copa Mundial de la FIFA Sudáfrica 2010™

Copa Mundial de la FIFA Sudáfrica 2010™

11 junio - 11 julio

Copa Mundial de la FIFA 2010™

Robben piensa en Eslovaquia

Arjen Robben (R) of the Netherlands celebrates with team mate John Heitinga after Klaas Jan Huntelaar scores his side's second goal during the 2010 FIFA World Cup South Africa Group E match
© Getty Images

Era el momento que Arjen Robben temió que no llegaría nunca. Diecinueve días después de sufrir una lesión que hizo peligrar su participación en la Copa Mundial de la FIFA, el extremo holandés pisó al fin un campo sudafricano, y una cacofonía de gritos de ánimo y vuvuzelas sonó triunfalmente en sus oídos.

La reacción del público ante el regreso de Robben habla por sí sola. Tanto los espectadores neutrales como los aficionados neerlandeses lo recibieron como a un héroe, y aplaudieron cada toque suyo de balón, en agradecimiento a la presencia de un futbolista especial que a punto estuvo de no poder actuar en la primera Copa Mundial de la FIFA celebrada en tierras africanas.

Aun así, nadie se sintió más feliz por la vuelta de Robben que el propio jugador del Bayern de Múnich. La noche del jueves fue la recompensa a casi tres semanas de duro trabajo para acelerar el proceso de recuperación. El jugador admite que la experiencia ha hecho que cada segundo de sacrificio valiese la pena.

“Me siento muy, muy feliz”, declaró a la FIFA. “Creo que ya saben cómo me he esforzado para poder estar aquí. Jugar esta noche ha sido muy especial, una experiencia fantástica. Participar en el Mundial es un placer enorme. Me sentía recuperado por completo, dispuesto a jugar en este partido, y los ligamentos han respondido. Estoy listo para ayudar en el ataque de mi equipo”.

Robben, suplente de inicio, disipó con contundencia cualquier posible duda acerca del resultado, al aportar su sello característico al tanto que supuso el triunfo de Holanda. Sin duda el defensor camerunés Rigobert Song ya sabía a qué atenerse cuando el astro de los Oranje encaró la meta contraria desde la derecha en una de sus inimitables y fulgurantes carreras. Pero el veterano central nada pudo hacer para detenerlo, y el resultado fue un potentísimo zurdazo. El balón rebotó contra el poste y cayó a los pies de Klaas-Jan Huntelaar, quien no tuvo más que empujarlo al fondo de las mallas. El desenlace de la jugada, no obstante, no fue totalmente satisfactorio para Robben.

“Es una pena que mi disparo no entrara”, reconoce. “Pero, sinceramente, me alegro de haber desempeñado un papel importante en el gol de la victoria. Es agradable haber contribuido después de no poder jugar en los dos primeros partidos”.

A pesar del impecable recorrido de Holanda en el Grupo E, es evidente que Robben no se encontraba en absoluto a gusto como mero espectador, y a Bert van Marwijk le preocupaba que el extremo pudiese precipitarse en su reaparición. Sin embargo, después de superar con éxito este examen, el número 11 tiene prisa. Su siguiente objetivo es entrar en el once titular, y aspira a alcanzarlo cuando el equipo regrese a Durban para medirse en octavos de final con Eslovaquia, verdugo de los campeones del mundo contra todo pronóstico.

“Puede que a la gente le haya sorprendido, pero, si nos fijamos, los eslovacos son muy buenos”, opina Robben. “Ya lo habían demostrado, y ahora lo han hecho de nuevo. Además, hemos visto muchas veces cómo los países considerados pequeños ya no son tan pequeños en términos futbolísticos. Eslovaquia se ha ganado el respeto de todos, y en nuestro vestuario no se va a subestimar a nadie, de ningún modo. Ya dejamos claro al principio que en este Mundial íbamos a ir paso a paso, y ahora no nos centraremos nada más que en Eslovaquia. Ya estoy deseando que llegue el partido”.

Está por ver si Eslovaquia tiene las mismas ganas de enfrentarse a un renacido Robben.

Explora este tema

Notas recomendadas

Grupo E: CMR 1-2 NED

Copa Mundial de la FIFA™

Grupo E: CMR 1-2 NED

24 jun. 2010