Copa Mundial de la FIFA Sudáfrica 2010™

Copa Mundial de la FIFA Sudáfrica 2010™

11 junio - 11 julio

Copa Mundial de la FIFA 2010™

Superada la prueba de presión

Arne Friedrich celebrates with Mesut Oezil of Germany
© Getty Images

Ante el tercer y decisivo partido de grupo contra Ghana, muchos se preguntaban si la selección mundialista alemana más joven desde hace 76 años sería capaz de soportar la carga de tanta responsabilidad. Después de 90 vibrantes minutos en el estadio Soccer City de Johannesburgo ante más de 80.000 espectadores, la respuesta ha trascendido: ¡Sí!

Desde el primer momento el once germano dio muestras de una gran entrega. ¿Nerviosismo? ¿Miedo al fracaso? Ninguna de las dos cosas. "Queríamos ganar el partido a toda costa, y pasar a octavos de final como primeros de grupo", señaló en declaraciones en exclusiva para la FIFA Sami Khedira, ascendido del puesto de suplente de Ballack al de jefe del mediocampo. "La victoria fue merecida. En términos generales, hemos realizado una buena actuación, aunque al principio estuviéramos un tanto parsimoniosos y Ghana se aprovechara de ello".

"Se ha notado que sobre este joven equipo pesaba una gran presión", comentó el seleccionador Joachim Loew en conferencia de prensa en un intento por explicar los fallos en los primeros compases del encuentro. "Pero también hay que ganar tales partidos. Y eso lo hemos logrado. Por eso estoy tan contento".

Asimismo el capitán Philipp Lahm, que a lo largo del choque se lanzó una y otra vez al ataque, era consciente de la posición de partida. "La presión era grande, pero la hemos aguantado. Para nosotros era un partido especial, porque queríamos cruzar a octavos por encima de todo. Y lo hemos conseguido".

Las expectativas eran especialmente pronunciadas en torno al delantero Cacau, que tras la expulsión de Miroslav Klose por una doble amonestación en el choque contra Serbia entraba por primera vez en el once titular y tenía encomendada la misión de crear el necesario peligro ante la portería rival. "Ha sido un partido difícil, pero para mí lo importante era ayudar al equipo. Por suerte, todo ha salido bien", señaló el artillero de 29 años ante FIFA.com en referencia a su estado anímico. Cuando le preguntamos si a lo largo de los 90 minutos les iban informando acerca de la situación en el otro partido de grupo entre Serbia y Australia, nos respondió: "No, nos hemos concentrado completamente en nuestra tarea, y ha sido para bien".

Otro protagonista que captó especialmente la atención de los focos fue Jerome Boateng, en funciones de lateral izquierdo ante la sorpresa general. Frente a él, en el equipo de Ghana, estaba nada menos que su hermano Kevin-Prince. "No nos hemos asentado bien en el partido. Incluso en los pases no andábamos tan finos como de costumbre", fue su comentario.

Al final, el único tanto que subió al marcador bastó para alzarse con la primera plaza del grupo y por tanto para cruzar a octavos. Así las cosas, el domingo espera en la agenda el duelo contra el eterno rival: Inglaterra. "Será un partido fantástico. Lo anticipamos con muchas ganas", anunció Loew. Su capitán coincidió: "El duelo contra Inglaterra es por supuesto un clásico. La excitación previa es grande. Miramos al frente con confianza. Pero sabemos que tenemos que hacerlo un poco mejor".

En la entrevista para la FIFA, Cacau fue un paso más lejos: "Para mí, el partido contra Inglaterra es la cumbre absoluta de mi carrera. Tenemos que mejorar nuestro rendimiento, pero será una gran oportunidad".

Y si el duelo en el estadio Free State de Mangaung/Bloemfontein vuelve a estar tan reñido como el de este miércoles, acaso haya un factor que incline la balanza del lado alemán: la fortuna. Porque según Lahm, también les sonrió contra Ghana.

Explora este tema

Notas recomendadas