Copa Mundial de la FIFA Catar 2022™

Copa Mundial de la FIFA Catar 2022™

21 noviembre - 18 diciembre

Montserrat

Taylor: "Ni Wembley es comparable a jugar con mi familia"

MFA Training 11 - Copyright BOL Football
© BOL Football
  • Lyle Taylor, capitán de Montserrat, conversa con FIFA.com
  • Habla del histórico 1-1 de los ‘Chicos Esmeralda’ frente a El Salvador
  • “Es grandioso haber obtenido ese resultado, pero llegarán más”

Montserrat 1-1 El Salvador.

Tal vez sea un tanteo perdido en el aluvión reciente de resultados e historias correspondientes a la fase de clasificación para la Copa Mundial de la FIFA™. Pero es, con diferencia, uno de los más importantes registrados en los 108 partidos clasificatorios disputados en esta última semana.

Montserrat, una isla con una población que apenas ronda los 5.000 habitantes, y cuya selección es la 183ª del mundo, rindió muy por encima de su caché en dos ocasiones. Primero, firmó un 2-2 el 24 de marzo contra Antigua y Barbuda, una selección ubicada 57 plazas más arriba en la Clasificación Mundial FIFA/Coca-Cola.

Pero la verdadera campanada iba a darla tres días después en Willemstad, en la isla de Curazao. Cuando su selección iba perdiendo 0-1 en el minuto 89 contra El Salvador (una nación que ha participado en dos Mundiales y figura 113 posiciones por encima de Montserrat), Lyle Taylor volvió a ser el talismán del equipo en el momento decisivo, igual que había hecho marcando los dos tantos contra los antiguanos. Tras internarse en el área a la perfección, Taylor empató al cabecear a la red un centro de Jamie Allen.

Después de haber sufrido dos dolorosas derrotas ante El Salvador en la Liga de Naciones de la CONCACAF (Lyle no pudo jugar en ambas ocasiones), la gesta llegó en el tercer duelo con la Selecta en menos de tres años. Las celebraciones fueron dignas de una final del Mundial…

Y mejor aún: su hermano menor Joey, con quien rara vez logra coincidir sobre el césped, estaba en el campo cuando llegó el trascendental gol [ndlr: También juega otra pareja de hermanos en el equipo, con Brandon y James Comley].

Así, el mismo día que los Lewandowski, Kane o Gnabry marcaban en Europa para contribuir a victorias un tanto rutinarias, un tal Taylor hacía historia para su modesta selección a casi 9.000 kilómetros de distancia.

Como 70ª del mundo, El Salvador es la selección mejor clasificada con la que ha logrado empatar Montserrat… y por bastante diferencia. Curazao figuraba 159ª cuando cedió un 2-2 ante los Chicos Esmeralda en las eliminatorias para Rusia 2018, y Antigua y Barbuda es actualmente 126ª.

FIFA.com contactó con el hombre de moda de Montserrat, ya de vuelta a Nottingham tras emprender un largo vuelo desde Curazao que incluyó una escala de ocho horas en Ámsterdam, para poner el logro en su contexto y saber dónde apuntan sus futuras ambiciones.

Lyle, esta última semana de clasificatorios mundialistas debe de figurar entre los momentos cumbre de su carrera...

Desde luego que está ahí arriba... He estado en el campo de entrenamiento del Nottingham Forest y todo el mundo ha estado preguntándome cómo fue; y es muy diferente de mi trabajo futbolístico cotidiano. Puedo jugar con mi hermano y con los que llamo “hermanos”. Somos una familia. La mayoría del grupo llevamos juntos unos seis años. Decididamente, es algo especial.

Mentiría si dijese que no es más especial que el fútbol de clubes, porque se trata de representar al lugar de donde provengo yo y mi familia, y a todo lo que nos convierte en “nosotros”, en una familia. Es súper especial. Poder capitanear a un país, desfilar con los chicos y salir a batallar como hacemos cada vez que saltamos al campo, es un sentimiento especial.

Ahora que has podido reflexionar, ¿qué le parece cómo rindió Montserrat en sus dos primeros clasificatorios?

El sentimiento inmediato era que deberíamos haber vencido a Antigua [y Barbuda], y esperábamos hacerlo. Y digo esto sin ningún sentido despectivo ni peyorativo hacia Antigua y su selección, pero esperábamos ganarla. Así que para nosotros es una decepción.

Pensábamos que, si salíamos ahí fuera y hacíamos todo lo que pudiésemos, podríamos vencer a El Salvador, que nos supera por más de 100 posiciones; así que creo que eso dice mucho de lo lejos que hemos llegado.

No acudimos a estos encuentros como carne de cañón. Tenemos lo suficiente en este vestuario para ganar, así que salgamos ahí fuera y demostremos a todos que somos lo bastante buenos. Sabemos que el Mundial de Catar es una quimera. Queda muy lejos de esto.

Antes del sueño imposible de llegar allí, tenemos mucho trabajo por hacer simplemente para acceder a la siguiente liguilla clasificatoria; seamos sinceros. Que la pequeña Montserrat llegase al octogonal final sería grandioso. Pero ahí es donde queremos llegar.

Lyle Taylor
© imago images

Puede que la gente vea dos empates en la tabla y no le sugieran mucho, ¿pero puede poner esos resultados en su contexto y describir lo que significan para la isla?

La semana pasada se cumplieron seis años de mi debut [internacional], en Curazao contra Curazao. Para muchos, deberíamos haberla derrotado. Entonces no tuvimos suerte... Luego tuvimos un periodo de inactividad durante unos tres o cuatro años, y hemos vuelto dispuestos a reivindicarnos.

Me gustaría tomar los tres últimos años y decir que donde estamos ahora, comparado con donde estábamos antes, está a años luz. En un 99% se lo debemos al señor [Vincent] Cassell [presidente de la Federación Montserratense de Fútbol]. El trabajo que ha realizado y el esfuerzo que ha hecho simplemente para permitirnos jugar y llegar a la posición en que estamos, esperando ganar partidos, son extraordinarios. Se lo debemos a él y a todo lo que ha currado.

Como capitán, estoy al tanto de todo lo que pasa entre bastidores. No puedo dejar de recalcar lo duro que trabaja el señor Cassell, y queda mucho por llegar… Es increíble lo que he visto de cómo empezaba este equipo y en lo que se ha convertido. Hasta las cosas más pequeñas, como la equipación…

Antes vestíamos uniformes donados por la FIFA, y ahora tenemos un acuerdo de patrocinio con Bol. El nuevo uniforme es extraordinario; y es especial para nosotros y lo que somos, como los Chicos Esmeralda. Todo, desde eso hasta los dormitorios que se están construyendo en el estadio, pasando por la calidad del campo, los servicios que nos prestan y los hoteles donde nos alojamos cuando jugamos fuera, se lo debemos a él al 100%. Esperó más de 40 años para vernos ganar un partido, y hemos ganado varios en los últimos años.

Lo que han trabajado los chicos es increíble. Tenga en cuenta que hemos tenido cerrado todo el fútbol inferior a la sexta división [inglesa] durante unos cinco o seis meses. Más de la mitad de nuestra plantilla juega en esas categorías. Esos jugadores no han podido jugar ni entrenar durante ese periodo y, aun así, se presentan ahí, se dejan la piel y obtienen resultados.

Es absolutamente increíble. Hemos tenido muchísimos obstáculos que nos ponían por delante; y casi da la sensación de que hay poderes que no quieren que triunfemos, pero vamos a clasificarnos para un gran campeonato, ya sea una Copa Oro o la siguiente ronda de las eliminatorias mundialistas. Cuando lo consigamos, eso va a conmocionar al mundo del fútbol.

El resultado que sobresale, naturalmente, fue el empate contra El Salvador, con un gol suyo en el último minuto. ¿Es ese el mejor momento de su carrera, o al menos uno de los mejores?

He jugado ante públicos muy numerosos en Wembley, y tengo mucho por lo que estar agradecido; pero no hay nada como jugar con la familia, y en la selección somos todos una familia. Sumar un punto contra una selección de El Salvador con la que, realmente, a priori no tenemos derecho a competir de tú a tú, es grandioso. Hacerlo el día antes de mi cumpleaños fue una tormenta perfecta, y me siento muy agradecido por haber aceptado la llamada para formar parte de esto hace seis años.

Desde un punto de vista psicológico, ¿qué supone para el equipo arrancar un punto ante El Salvador?

Es la primera vez que he jugado contra ellos. Los chicos me decían lo duro que sería, y yo pensaba en los encuentros que jugamos contra selecciones que nos habían goleado previamente. Pero luego te presentas ahí, trabajas duro y lo das absolutamente todo; y consigues un buen resultado porque así es como funciona el fútbol. Aun así, tuvimos confianza. [Esos enfrentamientos anteriores] siempre van a estar en la cabeza de alguna gente; sobre todo cuando encajas goles tardíos ante una selección que, seamos sinceros, es superior.

Ser capaces de salir ahí, plantar cara y, después de regalar un gol tonto según nuestro criterio, dominar el segundo tiempo como lo hicimos, es sencillamente increíble. Es hacerles probar su propia medicina por lo que nos han hecho en partidos anteriores. Es grandioso haber obtenido ese resultado, pero llegarán más. La próxima vez que juguemos, ganaremos.

¿Qué significa para usted representar a Montserrat?

Tanto por la categoría futbolística de la que provengo aquí en el Reino Unido como por la categoría en la que milito ahora [segunda división], nunca iba a ser convocado con Inglaterra. En ningún momento fue una opción. El día que recibí el mensaje iba en tren de camino a Sheffield para jugar con el Scunthorpe United, entonces en tercera división. Mi padre y yo habíamos estado hablando de ello ese fin de semana y bromeando sobre cómo Joey, mi hermano pequeño, podría jugar de lateral izquierdo, yo jugaría en la delantera… ¡y mi padre podría ponerse en la portería! Y ese fin de semana recibí el mensaje que preguntaba por mi ascendencia montserratense. En cuanto me lo preguntaron, la respuesta fue “sí”. Era una oportunidad representar al lugar de donde son mis abuelos, y nunca jamás iba a decir que no a eso.

¿En qué medida le enorgullece ser una figura principal de este equipo, y en qué medida lo haría poder llevar a Montserrat a la siguiente ronda de las eliminatorias mundialistas o a un gran campeonato?

No creo que nada de lo que he hecho en la vida sería más importante que ese logro. Así de importante sería, y así de alto figuraría en mi lista. Sería lo mejor del mundo. Daría muchísimo por que pudiésemos jugar en las últimas rondas de las eliminatorias mundialistas. Si ese fuese el momento más destacado de mi carrera, para los demás chicos estaría ahí arriba, en lo más alto. Eso es lo que significaría, y solamente hay una manera de que eso suceda. Debemos intentar hacerlo realidad, así que tenemos trabajo por hacer.

Montserrat have a team talk in training - Copyright BOL Football
© BOL Football

Explora este tema

Notas recomendadas