Copa Mundial de la FIFA Alemania 2006™

Copa Mundial de la FIFA Alemania 2006™

9 junio - 9 julio

Copa Mundial de la FIFA 2006™

Tras la eliminación, Alemania aumenta su orgullo e imagen

Dos días después de la amarga derrota por 0-2 ante Italia en semifinales de la Copa Mundial de la FIFA 2006, Alemania comienza a recuperarse de la tragedia y a sentirse cada vez más orgullosa. En el duelo contra los Azzurri, los hombres de Juergen Klinsmann estuvieron a la altura de su rival durante gran parte del partido. Sin embargo, el talento y la sangre fría de los italianos terminaron por derrotar al combinado alemán.

El Presidente de la República Federal de Alemania, Horst Koehler, no ha tardado en describir en palabras el estado de ánimo de toda una nación: "Aunque la selección no haya conseguido alcanzar la final, ha conquistado los corazones de los alemanes. Todo el país está orgulloso de este equipo".

Casi nadie contaba con que el combinado germano propiciaría tal sentimiento de unidad en el país anfitrión. Sólo en Berlín, casi un millón de personas se dio cita en la Milla del Aficionado para apoyar a Alemania durante el partido contra Italia. A lo largo de todo el torneo, han sido unos siete millones de aficionados los que se han reunido entre la Puerta de Brandeburgo y la Columna de la Victoria para celebrar la Copa Mundial de la FIFA a su manera.

Respaldado por el fervor de todo un pueblo, un equipo al que muchos consideraban mediocre ante el comienzo de la competición se ha ganado el respeto de la opinión pública internacional.

La Asociación Alemana de Fútbol (DFB) ha recibido tras el choque con Italia más de 3,000 mensajes de correo electrónico de 16 países de todo el mundo, que contenían palabras de aliento para la selección alemana. Incluso holandeses e ingleses, eternos rivales del combinado germano, han pedido por escrito la continuidad de Klinsmann como seleccionador.

Impulsados por este californiano de adopción, que antes del certamen disfrutaba de más popularidad en el extranjero que en Alemania, los anfitriones han materializado la impresionante gesta de quedar entre los cuatro mejores equipos ofreciendo un fútbol digno de admiración.

En un comentario del diario británico Daily Telegraph se leía hace pocos días una sorprendente declaración de apoyo a los alemanes: "Sobre el césped, han demostrado las cualidades que más valoramos: serenidad y valentía. Fuera del campo, han sido un organizador brillante y un generoso anfitrión. Esta competición, ante todo, ha permitido a los alemanes ondear su bandera sin necesidad de incomodarse por ello". Los alemanes no han demostrado ningún reparo a la hora de exhibir los colores negro, rojo y dorado en balcones, automóviles e incluso restaurantes: el fútbol lo ha hecho posible.

Una imagen mejorada

No obstante, el país no sólo ha sorprendido en el aspecto deportivo. En todo el mundo ha mejorado la imagen de Alemania. El encanto de este festival mundial de fútbol, el buen tiempo y el ambiente festivo de las Millas del Aficionado han cambiado el concepto del alemán serio y huraño, que prefiere hablar de sus problemas y pocas veces se relaja o festeja. Alemania está de moda, como un pueblo moderno y cordial que también sabe pasárselo bien.

Christian Nikolay (29), nacido Nigeria y criado en Berlín, aunque residente en Nueva York desde 1997, se ha llevado una agradable sorpresa: "Estoy impresionado con este ambiente y con tanta cordialidad. Esto ha cambiado mucho".

En el Estadio de la Copa Mundial de la FIFA de Dortmund pudo disfrutar del sensacional ambiente mundialista en la semifinal, aunque su equipo no consiguiera clasificarse para la final. "Por primera vez, tengo la sensación de que me pierdo algo si no estoy en mi país".

Steven Smith (37), abogado de Windsor, asistió a los partidos de grupo entre Ghana e Italia en Hanóver, y Argentina y Costa de Marfil en Hamburgo. Le encantó: "Ha sido una experiencia fantástica. Había estado varias veces en Alemania por negocios, y me imaginaba que iba a ser bonito, pero ha sido más de lo que me esperaba. Se ha notado que todos los alemanes querían hacer que nuestra estancia fuera lo más agradable posible, y lo cierto es que lo han conseguido".

Los organizadores de la próxima Eurocopa de la UEFA 2008, Suiza y Austria, se han mostrado igualmente impresionados con el certamen: "Sabíamos que Alemania es un campeón de la organización. Sin embargo, la alegría y espontaneidad que han demostrado los alemanes nos han parecido ejemplares", señala Ralph Zloczower, Presidente de la Asociación Suiza de Fútbol (SFV).

Su homólogo austriaco, Friedrich Stickler, también ha elogiado a la anfitriona: "Alemania ha sido una anfitriona excelente. Ha cambiado la imagen de Alemania en el exterior", afirma el Presidente de la Asociación Austriaca de Fútbol (ÖFB).

Ambos quieren integrar la experiencia positiva de las FAN FEST en sus programaciones y ofrecer actos similares dentro de dos años. Al parecer, ya falta poco para otro festival de fútbol.