Copa Mundial de la FIFA Brasil 2014™

12 junio - 13 julio

Copa Mundial de la FIFA 2014™

Vanden Borre, regreso triunfal

© Getty Images

“Una vez me salió algo de papada, así que me dejé la barba, es por eso…”, explica sonriendo Anthony Vanden Borre cuando se le pregunta por el vello que luce en la cara en contraste con el cráneo afeitado que domina su 1,90 m de estatura. Aun así, no es una pregunta tan anecdótica. La barba negra es un vestigio de la época oscura en la que este futbolista, que acaba de disputar su primer partido en una Copa Mundial de la FIFA™, estaba en lo más hondo del pozo, tanto psicológica como físicamente.

Vanden Borre, un diamante en bruto del fútbol belga —convocado por primera vez por la selección a los 16 años y que se estrenó en la Liga de Campeones a los 17—, se convirtió en enfant terrible, perdió el norte y encadenó malos desempeños y desgracias varias. Con todo, ya fuese en el Anderlecht, el Fiorentina, el Genoa, el Portsmouth o el Genk, los *Diablos Rojos *han constituido un hilo conductor a lo largo de su carrera: “Siempre que he estado en un club me convocaron al menos una vez. Lo llevo dentro. La selección es algo que hay que tener siempre presente, porque es el objetivo más elevado, el más grande. Cuando uno está en lo más bajo, mirar hacia arriba permite escalar montañas”.

El jueves 26 de junio formó en el lateral derecho, en lugar de Toby Alderweireld, y mostró una calma asombrosa ante unos surcoreanos inquietos y obligados a conseguir la victoria, pero que acabaron cayendo 1-0. “Jugar un partido del Mundial supone un honor enorme. Está muy bien. Nos las hemos arreglado, aunque terminásemos con diez hombres”, subraya. Él y los demás belgas fueron capaces de resistir durante más de 45 minutos tras la expulsión de Steven Defour justo antes del descanso. Salió del campo renqueante a raíz de una entrada demasiado fuerte al final del partido. Salió del vestuario cojeando, pero sin dejar de bromear con sus compañeros por esta tercera victoria, tranquilizándolos sobre su estado.

Haría falta más para estropearle este desquite con el destino, que ha parecido dar un vuelco para él. A mediados de 2012 se encontraba sin equipo, y rechazó propuestas de lugares exóticos, para poder relanzar una carrera en punto muerto. Entre las diversas ofertas, consideró la de la ciudad en la que jugó la noche del jueves. “Llegué a tener muchas llamadas de algunos clubes, aunque el São Paulo FC nunca se puso oficialmente en contacto conmigo. Fue simplemente una opción que pasó”.

Después de entrenarse por su cuenta, y sin club durante ocho meses, Vanden Borre se guió por la razón y regresó a la ciudad en la que había dado sus primeros pasos como futbolista, donde podría tener visibilidad ante sus compatriotas y, sobre todo, ante Marc Wilmots, su seleccionador. Convenció al Anderlecht, el club en el que había debutado, para que le diese una segunda oportunidad, y volvió a empezar desde abajo en enero de 2013, hasta hacerse al fin un hueco y consolidarse definitivamente esta temporada. “Era para poder volver a empezar sobre una buena base. Ir al Mundial era mi sueño y mi objetivo. Ahora, lo he cumplido”, concluye.

Explora este tema

Notas recomendadas

Copa Mundial de la FIFA 2014™

Hoewedes: "Cierro los ojos y disfruto el momento"

27 jun. 2014

Copa Mundial de la FIFA™

Rep. de Corea-Bélgica, en imágenes

26 jun. 2014