Copa Mundial de la FIFA Sudáfrica 2010™

Copa Mundial de la FIFA Sudáfrica 2010™

11 junio - 11 julio

Copa Mundial de la FIFA 2010™

Vittek escribe la historia

Robert Vittek of Slovakia celebrates victory with his national flag
© Getty Images

Las palabras se las lleva el viento, pero los escritos permanecen. El jueves 24 de junio, contra Italia, Robert Vittek grabó con letras de oro en el Ellis Park de Johannesburgo las más bellas líneas de su carrera de futbolista. Y por si no bastara con eso, también contribuyó enormemente a escribir el capítulo más brillante en la historia del fútbol eslovaco. FIFA.com resalta la figura del principal protagonista de la mayor hazaña registrada en la primera fase de Sudáfrica 2010.

Y es que ese tercer partido del Grupo F entre la Repre y la Squadra Azzurra quedará grabado a fuego en los anales de la máxima competición futbolística. No en vano, la inexperta Eslovaquia, novata en la Copa Mundial de la FIFA, se permitió el lujo de echar fuera de Sudáfrica a los defensores del título (3-2) al tiempo que sellaba un inesperado billete para los octavos de final. Todo eso al cabo de un partido antológico, marcado por un par de dianas de un "Robo" sobrehumano, que, con 22 tantos, se ha convertido en el máximo goleador en la historia de Eslovaquia.

“Es fantástico. Una vez más, hemos ido más allá de los límites del fútbol eslovaco”, declaró a la FIFA. "Estamos en una nube por haber conseguido demostrar a todo el mundo que podíamos hacerlo mejor que en los partidos precedentes, aunque puedo garantizar que también ahí lo dimos todo”. Es una justa recompensa para este ariete que, con 17 años, llegó a tocar el cielo al convencer al gran Real Madrid de su fichaje… pero cuya aventura en el conjunto merengue tuvo que concluir prematuramente por culpa de la fragilidad de los ligamentos de su rodilla.

Una leyenda europea
Sin embargo, además de ser un delantero temible, el jugador eslovaco tiene carácter. Así, tras el duro golpe, regresó a la ciudad donde nació, al Slovan de Bratislava, para resurgir. Allí, de 1999 a 2003, escribió las primeras líneas de su leyenda encadenando un gol tras otro (47 en 101 encuentros). Luego se marchó al fútbol alemán para proseguir con su epopeya. En el Núremberg causó sensación, con la primavera de 2006 como punto culminante, pues en ese periodo marcó 16 tantos en 17 encuentros de la Bundesliga. Era la primera vez que un futbolista conseguía esa hazaña en la liga alemana. De paso, fue elegido mejor jugador eslovaco de 2006.

Dos años después, tras haber conquistado la Copa de Alemania 2007, Vittek decidió relanzar su carrera al cabo de una campaña menos prolífica. Fue a buscar la inspiración a Francia, concretamente al Lille. Allí impuso su potencia, su juego aéreo y su sangre fría ante la portería contraria, contribuyendo de forma importante al brillo del equipo norteño hasta que, en el mercado invernal de la campaña 2009/10, recaló en el Ankaragücü turco.

Sin embargo, salta a la vista que las líneas más destacadas de su currículo las ha escrito con la selección eslovaca. Desde su debut como internacional en 2001, es una de las grandes figuras del combinado centroeuropeo. Las cifras hablan por sí solas: con 73 internacionalidades en su haber antes de medirse a Holanda, a Vittek solamente le supera Miroslav Karhan en ese apartado. Como contrapartida, lidera la lista de los goleadores nacionales… desde hace apenas unas horas.

De la tragedia al final feliz*
*Y es que su par de dianas del jueves contra Italia, que vienen a añadirse al gol que metió a Nueva Zelanda en la jornada inicial, le han hecho empatar con el retirado Szilárd Németh (22 tantos) en la tabla histórica de los artilleros de Eslovaquia... y con Gonzalo Higuaín y David Villa en la de Sudáfrica 2010 (3 goles). "Acabo de darme cuenta ahora de que soy el máximo goleador en la historia de Eslovaquia. Pero para ser sincero, me da igual. Lo importante es el equipo, y la manera en la que hemos sabido levantar cabeza todos juntos después de unos días complicados”, señaló un Vittek que prefiere quitarse protagonismo para poner de relieve la actuación colectiva.

Y es comprensible, dado lo mucho que han contribuido todos al final feliz de una aventura eslovaca que tenía visos de tragedia. Tras su histórica clasificación para la máxima competición futbolística, la Repre se había atrancado seriamente en su estreno en la gran cita mundialista. Sin embargo, supo encontrar la inspiración necesaria para deshacerse de Italia. “En el primer partido, tuvimos mala suerte. En el segundo, nuestro rival fue mejor. Pero el jueves creo que ganó el mejor. Luchamos con uñas y dientes y, a mi modo de ver, fue eso lo que marcó la diferencia”, recordó el héroe nacional.

"Llegamos aquí con la etiqueta de tapados. Como debutantes, soñábamos con dar la sorpresa, y ya lo hemos conseguido. Contra Holanda, volveremos a hacer todo lo que esté en nuestra mano para reeditar una actuación similar a la que ofrecimos contra Italia”, anunció.

En ese caso, lo que debía ser una nueva página en la historia del fútbol eslovaco podría adoptar un carácter enciclopédico.

Explora este tema