Copa Mundial de la FIFA Sudáfrica 2010™

Copa Mundial de la FIFA Sudáfrica 2010™

11 junio - 11 julio

Copa Mundial de la FIFA 2010™

Williams: "La Copa Mundial nos hará soñar"

Chester Williams
© Others

Cuando se documente la historia de la nueva Sudáfrica, Chester Williams destacará como una de las figuras cuyo talento en el terreno deportivo jugó un papel vital en la cicatrización de una sociedad polarizada y desgarrada por las injusticias del pasado, una caracterización que el ex astro del rugby acepta con reticencias.

Pero no se puede negar que Williams se convirtió en el triunfal epílogo y la nueva cara del deporte sudafricano en un momento en el que la nación andaba en busca de héroes. "No creo que sea un héroe. Sólo soy un chico que tuvo la suerte de jugar al rugby para su país en una época en la que las cosas estaban muy mal. Nelson Mandela es un héroe. Chester Williams es sólo un ex jugador de rugby", comentó recientemente con una amplia sonrisa dibujada en el rostro en un arranque de modestia.

Pero él está en mejor posición que la mayoría para conocer el poder unificador del deporte en sociedades divididas. Williams, un ex internacional de la selección sudafricana que se proclamó campeona en la Copa del Mundo de Rugby de la IRB en 1995, es un icono y un modelo de conducta en su país. Su aportación resultó decisiva en aquella famosa final en la que Sudáfrica venció por 15-12 a la favorita Nueva Zelanda en el estadio Ellis Park de Johannesburgo, un partido que dio una gran alegría a una nación recién salida de las tinieblas del Apartheid.

Esta [Copa Mundial] hará soñar a nuestros jóvenes, dará a nuestra gente algo a lo que aspirar. Ése es el sueño de Madiba y todos tenemos que aportar nuestro grano de arena para salvar las distancias que existen en nuestra sociedad.

La mayoría de los sudafricanos veían en Williams, que a la sazón era el único jugador de color en la selección de rugby, a un héroe con el que podían identificarse. Era alguien cuya presencia en el equipo inspiraba a la nación entera a mirar más allá de las barreras culturales y raciales. Se convirtió en el símbolo y el hijo amado de la "nación del arco iris", una frase usada a menudo para describir la diversidad reinante en la nueva democracia sudafricana.

"Siempre he sido un hombre de equipo, no una persona que busca la gloria individual", advirtió. "Así que no creo que me merezca todos esos halagos que la gente me dedica, pero por supuesto que estoy contento de haber contribuido, da igual lo pequeña que mi contribución haya podido ser, a la Sudáfrica que nos estamos esforzando por construir. Aunque los demás me veían como un jugador negro, yo sólo me veía como un jugador de rugby, un deportista que había sido seleccionado sencillamente por su trabajo duro y su mérito".

Otra victoria, 15 años después
Cuando la conversación se trasladó a la Copa Mundial de la FIFA 2010, Williams expresó su esperanza de que el torneo continuará ayudando a revitalizar la sociedad sudafricana. Protagonista de la típica historia de chico de origen humilde que hace fortuna, sabe perfectamente lo que significa trabajar duro para salir adelante: "Cuando me enteré de que íbamos a organizar la Copa Mundial de la FIFA 2010, me dije a mí mismo: 'He aquí una oportunidad para que este país se una, olvide de verdad sus diferencias y se convierta en una nación'".

"Cuando ganamos la Copa del Mundo de Rugby, atravesábamos un periodo crítico en Sudáfrica. Recuerdo cuando Madiba [Nelson Mandela] entró en Ellis Park el día de la final. Oí a la gente cantar '¡Nelson, Nelson, Nelson!'. Yo no soy un político, pero fue asombroso ver un estadio lleno de gente predominantemente blanca cantar el nombre de Madiba. El apoyo era abrumador", rememoró.

Ahora Williams cree que la Copa Mundial de la FIFA 2010 ayudará a unir a la gente y creará una sociedad en la que los sudafricanos se abrazarán y celebrarán juntos. "Esta [Copa Mundial] hará soñar a nuestros jóvenes, dará a nuestra gente algo a lo que aspirar. Ése es el sueño de Madiba y todos tenemos que aportar nuestro grano de arena para salvar las distancias que existen en nuestra sociedad", señaló.

Reviviendo los acontecimientos de aquella fecha eufórica de 1995, el ex capitán de la selección sudafricana de rugby François Pienaar, comentó para la FIFA: "Subestimamos el grado en el que la Copa del Mundo de Rugby unió a Sudáfrica y cambió este país. Recuerdo ver a Madiba entrar caminando al estadio. Yo no podía cantar el himno nacional de lo conmovido que estaba. Todos nosotros miramos a este hombre que había sufrido tanto, y sin embargo tenía tanto tiempo para nosotros y quería ver un país unido".

Explora este tema