Argentina necesitó un gol de Lionel Messi en la segunda parte para superar a Bosnia-Herzegovina en su debut en la Copa Mundial de la FIFA. La victoria de los sudamericanos en el Maracaná los puso en el camino para volver a Río de Janeiro un mes más tarde para la final.