El camino a Bahamas
Al no celebrarse campeonato de Oceanía, la Confederación de Fútbol de Oceanía designó a Tahití representante del continente. Y, a decir verdad, el combinado tahitiano no solo es una verdadera potencia en su región, sino también un serio aspirante en el panorama global, como demostró de modo contundente en la Copa Mundial de Beach Soccer de la FIFA 2013, que disputó ante su público. Su larga tradición de fútbol en la arena —organizó el primer campeonato de la OFC de la historia, en 2006— culminó en una asombrosa historia que se saldó con un cuarto puesto en Tahití 2013 y un muy honorable segundo puesto en Portugal 2015.

Las claves del equipo
En Portugal 2015, Los Tiki Toa le gritaron al mundo que aquel cuarto puesto en Tahití 2013 no fue fruto de la suerte. Encabezados por Heimanu Taiarui, ganador del Balón de Oro de adidas en Portugal 2015, su juego se caracteriza por un ritmo intenso y el entusiasmo, además de poseer avanzadas dotes técnicas y conceptos tácticos. Esta generación ganadora se mantiene vigente, y  además su experiencia está reforzada con la participación de varios jugadores en la prestigiosa liga suiza.

Antecedentes mundialistas
Tahití se dio a conocer en el Beach Soccer en 2011, cuando puso fin a la hasta entonces eterna hegemonía de las Islas Salomón y accedió por primera vez a una prueba mundialista. Su briosa actuación en Rávena 2011 supuso un estreno más que decoroso, y tuvo como punto destacado un histórico triunfo por 5-2 sobre Venezuela en su primer partido. Aun así, los Tiki Toa demostrarían su condición de conjunto de categoría mundial posteriormente, en casa, cuando quedaron en cuarto lugar. Finalmente, dos años más tarde en Portugal, se afianzarían en la elite al llegar a la final, venciendo en el camino a potencias como Rusia e Italia.